28 de julio de 2014 / 01:49 a.m.

Guadalajara.- "Nosotros estábamos viendo cómo prendían los cohetes aquí en la sala de la casa, de repente se cimbró todo, una nube de humo negra se metió a la casa y se empezó a caer el techo", relató Beatriz López Briones, que vive a espaldas del templo de Santo Santiago Apóstol, en el poblado Nextipac, Zapopan; 23 personas sufrieron lesiones debido a la explosión.

Según los vecinos de Nextipac, este es el peor accidente que recuerden en las fiestas patronales, pues antes solo había ocurrido que a alguien le explotaba un cohete en la mano o alguno de los juegos pirotécnicos cambiaba de dirección y en vez de subir explotaba en el suelo.

Javier Nápoles Pérez, director de Protección Civil y Bomberos del municipio, indicó que las personas encargadas de la pirotecnia aparentemente hicieron alguna maniobra inadecuada y esto provocó que se encendiera gran cantidad de cohetes.

"Se atendieron 23 lesionados, de los cuales 17 no ocuparon traslado, 6 fueron trasladados a Cruz Verde Santa Lucía”, detalló Nápoles Pérez, "tuvieron un accidente, explotaron los cohetes que estaban quemando, dándonos una explicación confusa de qué sucedió, obstruyendo un poquito la investigación ya que ellos antes de que arribaran las corporaciones empezaron a limpiar el lugar".

El accidente ocurrió minutos antes de las 15:30 horas sobre una hilera de salones que está junto a la explanada del templo, ocasionando que se rompieran las ventanas de esos salones y de al menos tres casas contiguas al templo; una de ellas tenía daños estructurales en las vigas que sostienen el techo, por la calle Leona Vicario.

"Las personas que estaban en la plaza dicen que se sintió una onda caliente, que tiró a dos muchachos que estaban tocando las campanas, se cayeron al suelo y estaban inconscientes y sangrando", relató Beatriz López.

Según versiones preliminares, al menos un paquete con alrededor de 180 explosivos se encendió, provocando el estallido.

Aunque los operadores de la pirotecnia contaban con el permiso pertinente de la Secretaría de la Defensa Nacional y de Protección Civil del municipio, el castillo que sería quemado en el último día de las celebraciones quedó clausurado y ya no podrá usarse, según personal de Protección Civil.

En el momento de la explosión, se estaban encendiendo los cohetes para celebrar el nombramiento del "Nuevo Santiago", que es la persona designada mediante un sorteo para patrocinar el desayuno y la comida a los Tastoanes y a todos los visitantes de la fiesta durante el 25, 26 y 27 de julio.

FOTO: MILENIO MILENIO DIGITAL