JESÚS BADILLO| MILENIO DIGITAL
15 de julio de 2015 / 08:27 p.m.

Ciudad de México.- Durante los 17 meses que el capo Joaquín 'El Chapo' Guzmán estuvo preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano tenía derecho a la intimidad al hacer del baño y ducharse; a recibir alimentos, agua, vivienda, vestido; y acceso a libros, cursos y actividades culturales y de ocio, como una minipantalla LCD, según las normas internacionales.

"Es indispensable para la salud y para la dignidad que los presos dispongan de todas las oportunidades posibles de atender sus funciones corporales más básicas con el debido grado de intimidad y que se preste atención especial a las necesidades de la higiene personal", se lee en el "Manual de capacitación en derechos humanos para funcionarios de prisiones", elaborado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH).

El lunes, dos días después de que el capo se fugó del penal del Altiplano, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo en conferencia que "por razones de derechos humanos, de respeto a la intimidad, la video vigilancia tenía dos puntos ciegos".

"Es decir, Guzmán Loera logró fugarse a partir de una estrategia que pudiera evadir todos los sistemas internos de seguridad diseñados conforme a estándares internacionales", explicó.

Según el manual elaborado por la ONU, los presos tienen derecho a un nivel de vida adecuado y en especial a alimentos y agua en cantidad suficiente, vivienda, vestido y ropa de cama.

La celda del capo debía tener suficiente aire, alumbrado, calefacción y ventilación; el sinaloense también tenía derecho a recibir alimentos nutritivos y en cantidad suficiente a horas regulares, con agua potable siempre, mencionan las normas internacionales.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha investigado una queja de más de 100 internos, entre ellos 'El Chapo' y el capo Édgar Valdez Villarreal, 'La Barbie', por malos tratos y recibir comida en estado de descomposición.

Otro de los derechos, según normas internacionales, es que los reclusos deberían dormir en una cama individual y tener medios para lavar y secar regularmente la ropa de vestir y las cobijas.

Los reos tienen derecho a la higiene, por lo que se les debe dar jabón y toallas limpias, además de acceso a un baño.

Ayer el comisionado Monte Alejandro Rubido mostró tres videos sobre la fuga del capo. En uno de ellos se ve la celda del presunto narcotraficante cuando éste escapa por un túnel. En la habitación se ve una minipantalla LCD.

Según las normas internacionales, "los reclusos deben tener acceso a libros, cursos y actividades culturales como música, teatro, arte y actividades de ocio. La educación se entiende también como una ayuda para la reintegración social". Esto como una forma de tener contacto con el exterior y así evitar un deterioro mental.

Existe un apartado en el que se especifica que los presos deben tener la posibilidad de comprar libros y periódicos. Incluso pueden acceder a la web para consultar información y "mantenerse al tanto de la actualidad mundial".