NOTIMEX
21 de agosto de 2015 / 11:35 a.m.

Sonora.- El desayuno en los menores y adolescentes antes de ir a clases es muy importante, pues de lo contrario presentarán bajo rendimiento, cansancio, poca energía, irritación y desinterés por aprender.

El coordinador de Nutrición de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, Fredy Nava Raygoza, subrayó que un desayuno completo brinda a los estudiantes los nutrimentos necesarios para mejorar su desempeño físico y mental.

Eso se logra, anotó, con la combinación adecuada de alimentos, como frutas, verduras, lácteos, cereales y productos de origen animal bajos en grasa.

Llamó a los padres de familia a darle importancia al desayuno durante la etapa escolar de sus hijos, ya que Sonora se encuentra entre los estados con el mayor índice de obesidad infantil, por ello es necesario establecer hábitos de alimentación saludable.

Nava Raygoza subrayó que el desayuno juega un papel fundamental, ya que es la comida más importante del día, pues les aportará los nutrientes y calorías requeridas para sobrellevar la jornada escolar, expuso.

El especialista resaltó que desayunar facilita el aprendizaje, debido a que obtienen la glucosa necesaria para el funcionamiento de su organismo y de evitar este alimento, el riesgo mayor es que presenten desmayos.

Subrayó que con la falta del desayuno se condiciona a los menores a un problema de obesidad al inducirlos a consumir productos altos en calorías.

Desayuno
El Instituto aconseja incluir en los refrigerios fruta picada o un sandwich que incluya vegetales y jamón de pavo, sin agregar queso amarillo | ESPECIAL

Destacó la importancia de evitar en los refrigerios de los menores las bebidas azucaradas, pasteles y galletas, pues al consumirlos los menores rebasan el consumo diario de calorías.

Refirió que es más aconsejable incluir en los refrigerios fruta picada o bien un sandwich que incluya vegetales y jamón de pavo, sin agregar queso amarillo.

“El cuerpo de un niño se comporta igual que en un adulto, el periodo de ayuno prolongado condiciona a que el organismo cuando tenga la oportunidad de consumir alimento almacenará esa energía y la síntesis de grasa se depositará en el tejido adiposo”, dijo.

Destacó que eso puede repercutir en obesidad, diabetes e hipertensión arterial.