NOTIMEX
2 de agosto de 2016 / 09:29 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría General de Justicia de Michoacán cumplimentó cinco órdenes de aprehensión contra el alcalde y cuatro policías del municipio de Álvaro Obregón por su presunta participación en el asesinato de 10 personas, cuyos cuerpos fueron localizados calcinados el sábado en Cuitzeo.

El procurador José Martín Godoy Castro dijo que el alcalde, Juan Carlos Arreygue, y los cuatro agentes de seguridad ya fueron internados en el centro de reinserción social “Lic David Franco Rodríguez” y puestos a disposición de la autoridad jurisdiccional para que se resuelva su situación.

En conferencia de prensa, Godoy Castro detalló que derivado de los registrados el pasado sábado en el municipio de Cuitzeo se emprendieron trabajos de investigación de campo y en criminalística, lo que ha permitido establecer lo siguiente:

Durante la noche del pasado viernes 29 de julio varias personas que se encontraban en una tienda de abarrotes ubicada en los límites de Cuitzeo con el municipio de Indaparapeo fueron sacadas de ese lugar por un grupo de policías que viajaban a bordo de por lo menos tres unidades oficiales del Ayuntamiento de Álvaro Obregón.

Los civiles -entre los que se encontraba Luis Alberto L.- fueron asegurados, sometidos y obligados a subir a una camioneta Tacoma color roja, y al día siguiente por la mañana fueron encontrados sin vida y calcinados, a excepción del civil antes citado, quien ha sido reconocido plenamente por sus familiares.

De los trabajos de investigación y los datos de prueba obtenidos hasta la fecha por la Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto y la Unidad Especializada en la Escena del Crimen se advierte que al momento del sometimiento de los civiles estuvo presente el presidente municipal, quien de acuerdo con testimonios ordenó que los policías llevaran a cabo la detención.

De igual forma, se tiene de conocimiento de que Luis Alberto L. -quien presuntamente prestaba algunos servicios al Ayuntamiento de Álvaro Obregón- mantenía diferencias de carácter personal con el presidente municipal.

Así también se han recabado testimonios que permiten determinar que tras la detención, por instrucciones del alcalde, los civiles fueron trasladados a un paraje de Álvaro Obregón, donde los privaron de la vida y enseguida llevaron los cuerpos a un predio de Cuitzeo, donde les prendieron fuego.

José Martín Godoy Castro
indicó que en el marco de las disposiciones que establece el Código Nacional de Procedimientos Penales, la PGJE continuará con las tareas de investigación correspondientes que permitan determinar el grado de participación de los servidores públicos del municipio de Álvaro Obregón.

El Procurador advirtió "aquí no hay contextos políticos, aquí lo que prevalece es salvaguardar la seguridad de las y los michoacanos y sobre esa base trabajamos", y ratificó que estas detenciones obedecen a un mandato del poder judicial y al Gobierno le corresponde actuar en cumplimiento de la ley.

El gobernador Silvano Aureoles dijo horas antes que existen indicios que vinculan al alcalde petista con los 10 cuerpos calcinados en una camioneta hallada en Cuitzeo.

El sábado por la mañana, elementos de la Procuraduría estatal encontraron 10 cadáveres calcinados al interior de una camioneta, hallada en la comunidad de San Juan Tararameo, cerca de una toma clandestina de combustible. Al día siguiente la dependencia indicó que 11 policías, los directores de Seguridad Pública de Indaparapeo y Álvaro Obregón rendían su declaración.

El mandatario dijo que como parte de las indagatorias, se tiene en calidad de presentados, tanto al alcalde como a cuatro policías de Álvaro Obregón y un ministerial adscrito al municipio de Indaparapeo.