MILENIO DIGITAL
16 de diciembre de 2015 / 11:29 a.m.

Ciudad de México.- Concretar una reunión privada entre los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y el Papa Francisco es difícil, aseguró el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira.

"Hemos recibido muchas solicitudes de diversos grupos que quisieran hablar con el padre; quisiéramos atender todas, pero es difícil pensar que el Papa pudiera sostener encuentros privados con algunos de estos grupos porque tiene una agenda apretada", dijo Lira en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

. Este martes, el Padre Alejandro Solalinde, dijo que las autoridades eclesiásticas pedirían al Papa que sostuviera una reunión con los padres de los estudiantes; sin embargo, el secretario general de la Conferencia del Episcopado detalló que lo que se podría ofrecer a los familiares de los 43 es llevarlos a Ciudad Juárez, Chihuahua, para que escuchen la misa en la que el Sumo Pontífice dará "una palabra de aliento" a las personas que han sido víctimas de la violencia.

"Lo que hemos pensado es que quizá en lugar de la reunión se podría ofrecer que escuchen la misa en Juárez y que tendrá como tema un mensaje a las personas que han sido víctimas de la violencia, el Papa tendrá una palabra de consuelo y de esperanza para ellos", dijo.

En tanto, el padre Alejandro Solalinde cuestionó que las víctimas de la violencia no hayan sido incluídas en la agenda del Papa.

"Son muchas las víctimas y ellos quieren hablar con él. Si la agenda está llena ¿con qué se llenó? si las personas violentadas no tienen lugar en la agenda entonces ¿cuándo y dónde los va a oír?", dijo Solalinde en Grupo Fórmula.

Dijo que la invitación a los padres de los 43 para que asistan a la misa en Ciudad Juárez es "solo para que aplaudan al Papa" y no para que los escuche.

En tanto, Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los normalistas, dijo que a los familiares de los estudiantes les gustaría que el Papa visitara Guerrero "porque ahí desaparecieron los 43, ahí fue donde tuvo lugar el hecho que repercutió en el mundo; sería significativo que viniera a Guerrero".