MULTIMEDIOS DIGITAL
14 de noviembre de 2017 / 09:43 p.m.

ESPECIAL.- El grupo parlamentario de Morena en San Lázaro exigió una disculpa pública a las diputadas priistas que insultaron a su correligionario, Ariel Juárez, a quien le gritaron "¡ehhhh, pu...!".

A esto, el líder de la bancada priista, César Camacho Quiroz, dijo que no habrá disculpa porque la palabra en cuestión fue “bruto”.

Durante el inicio de la sesión de este martes, la coordinadora de Morena, Rocío Nahle, presentó un punto de acuerdo y nombró a las legisladoras que formaron parte de los improperios contra Ariel Juárez durante la recta final de la discusión del Presupuesto de Egresos 2018, la madrugada del viernes.

Las señaladas fueron Alma Lilia Luna Munguía, Arlet Mólgora Glover, Jasmine María Bugarín, Roció Díaz Montoya, Gloria Imelda Félix y Carolina Monroy.

No obstante, la diputada Monroy negó haber participado en las arengas de sus correligionarias y acusó a Nahle de difamarla.

"Niego de manera categórica, rotunda y concluyente las afirmaciones difamatorias de la diputada Rocío Nahle, en las que asegura que durante la sesión del pasado 9 de noviembre emití una expresión homofóbica: se trata de una acusación falsa y en mi calidad de promovente del Código de Ética de la Cámara de Diputados la exhorto a conducirse con verdad", puntualizó.

La líder morenista acusó a los priistas de ingerir bebidas alcohólicas en el pleno, durante la sesión y violar así el código de ética del órgano legislativo.

El líder priista César Camacho negó que sus correligionarias hayan insultado a Juárez y afirmó que el grito desde los curules de la bancada priista fue de “¡ehhhh, brutoooo!”, por lo que no habrá disculpa pública.

“Nos someteremos a cualquier escrutinio, pero para que haya desagravio debe haber agravio, y el PRI no agravió a nadie. Lo que las compañeras gritaron fue “bruto” y eso no nos parece que constituya ningún agravio. El CONAPRED nos ha enviado un escrito que nos parece importante porque sustancialmente coincidimos con todo lo que dice el CONAPRED y con posiciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y nosotros hemos de seguir honrando no sólo a la ley sino a la ética en el desarrollo de nuestro trabajo”, destacó.

La diputada Carolina Monroy, quien participó en la gresca, acusó a Ariel Juárez de ser un “un provocador profesional y él empezó primero”, al tiempo que consideró que este tipo de situaciones sólo cambiarán evitando que “gente con tan poca preparación llegue a la Cámara de Diputados”.


pjt