15 de diciembre de 2014 / 02:00 p.m.

México.- Con escasas expectativas de desatorar las reformas en materia anticorrupción y prácticamente nulas posibilidades de discutir las iniciativas presidenciales sobre seguridad, la Cámara de Diputados cerrará este lunes su periodo ordinario de sesiones con al menos doce dictámenes a votación.

Hasta el fin de semana no existían tampoco acuerdos para ir a un periodo extraordinario de sesiones durante la recta final del año, por lo que se prevé aplazar la discusión de los temas pendientes hasta febrero.

El coordinador de los diputados federales del PRI, Manlio Fabio Beltrones, reafirmó la disposición de su bancada a negociar particularmente con el PAN el proyecto del Sistema Nacional Anticorrupción, pero sin aceptar "caprichos", como el de no moverle ni una sola coma a la propuesta panista.

Remarcó la importancia de mantener el diálogo dentro de los cauces institucionales, en lugar de salir con descalificaciones públicas e injustificadas.

El jefe de la bancada perredista, Miguel Alonso Raya, descartó la discusión y votación inmediata de las iniciativas del presidente Enrique Peña Nieto en materia de justicia, por considerarlas insuficientes para combatir la crisis de corrupción, inseguridad e impunidad.

"A todas luces se considera insuficiente y en algunos casos francamente busca reformar leyes para simular, como el órgano anticorrupción que se plantea, y si aceptamos que lo presida el Ejecutivo federal, a nadie le dará seriedad y certeza y sería una burla para los propios legisladores andar aprobando eso", advirtió.

En su turno, el panista Fernando Rodríguez Doval insistió en que su partido no admitirá retrocesos ni simulaciones en el proyecto del Sistema Nacional Anticorrupción.

Cuestionó la insistencia priista en mantener al Presidente de la República al frente de un Consejo de Integridad Pública, conformado también por los gobernadores de los estados.

Por lo que hace a la reforma política del Distrito Federal, Rodríguez Doval anticipó la negativa de los diputados federales del PAN a cualquier intento de centralizar el poder en la figura del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

"No queremos una reforma a modo del Jefe de Gobierno, y mucho menos que le represente un traje a la medida: lo que queremos es que se fortalezca a las delegaciones políticas y se les otorgue personalidad jurídica y patrimonio propio, con representación plural en su interior, semejante a los cabildos", comentó.

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/FERNANDO DAMIÁN