MILENIO DIGITAL | RUBÉN MOSSO
23 de octubre de 2015 / 09:05 a.m.

México.- A más de un año de la desaparición de los 43 normalistas y de existir señalamientos que lo vinculan con el crimen organizado, la PGR envió un citatorio al director de la escuela rural de Ayotzinapa, José Luis Hernández Rivera, para que se presente a declarar, ya que sus dichos sobre el caso no constan en el expediente.

El pasado 27 de enero, la PGR “invitó” al director a rendir su declaración ministerial, pero no se presentó. Dos días después, Hernández dijo que acudiría a las oficinas ministeriales cuando se lo solicitaran oficialmente.

En el expediente que se integra por la desaparición de los normalistas, la PGR cuenta con testimonios de presuntos sicarios de Guerreros Unidos que declararon que el director de la normal trabaja para el grupo criminal de 'Los Rojos'.

Uno de los testigos aseguró que Santiago Mazari, El Carrete, líder de Los Rojos en Morelos, “pagó” a José Luis Hernández por enviar a los estudiantes a realizar “desmadres” en Iguala el 26 de septiembre de 2014.

Otros que señalaron al director son Sidronio Casarrubias Salgado, jefe absoluto de Guerreros Unidos; Patricio Reyes Landa, El Pato; Agustín García Reyes, El Chereje; Jonathan Osorio Cortés, El Jona; Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, así como otro apodado El Seco.

Las declaraciones de los presuntos delincuentes derivan del interrogatorio que ellos realizaron a los normalistas que secuestraron y que posteriormente ejecutaron y calcinaron en el basurero de Cocula.

En la averiguación previa consta que durante el interrogatorio a los estudiantes, las víctimas acusaron al normalista Bernardo Flores, 'El Cochiloco', de ser uno de los enviados del director de Escuela Normal, ambos que supuestamente tienen nexos con Los Rojos.

En diversas entrevistas, Hernández ha manifestado que es falso que el crimen organizado se haya infiltrado en la normal rural.