NOTIMEX
5 de mayo de 2016 / 03:53 p.m.

Ciudad de México.- La prueba fehaciente de la integridad y honorabilidad de las Fuerzas Armadas, es que ante faltas graves de algunos de sus integrantes, el alto mando militar ofreció una disculpa pública a la sociedad mexicana, dijo el Presidente Enrique Peña Nieto.

Durante la Protesta de Bandera a los integrantes del Servicio Militar Nacional, dijo que esta disculpa es un reflejo de la cultura en favor de los derechos humanos que prevalece en los institutos armados, por lo que hizo un reconocimiento a los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz.

En las instalaciones del Heroico Colegio Militar, el mandatario federal sostuvo que los titulares de las dependencias castrenses tienen la visión y la convicción de promover decididamente la protección y defensa de los derechos humanos.

Recalcó a los militares que “portar el uniforme de la patria conlleva el imperativo moral de mantener una conducta intachable; implica el deber de conducirse con total apego a la ley, y trae consigo la obligación de actuar con absoluto respeto a los derechos humanos”.

En su carácter de jefe supremo de las Fuerzas Armadas, Peña Nieto, y en el marco de la conmemoración del 154 Aniversario de la Batalla de Puebla, recalcó que pertenecer a las filas del Ejército, Armada y Fuerza Aérea para servir a México, constituye un gran privilegio y una enorme responsabilidad.

Peña Nieto apuntó que con hechos, las instituciones militares han demostrado que son una fuerza garante de la independencia y soberanía, una fuerza de paz que mantiene la tranquilidad de las familias mexicanas y que contribuye al bienestar y progreso nacional.
En el acto al que también asistieron legisladores e integrantes del Poder Judicial, el titular del Ejecutivo federal aseveró que el prestigio y la grandeza del Ejercito, de la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana "se construye y se reivindica todos los días y en todas sus misiones".

Expuso que los cerca de 450 mil jóvenes que integran el Servicio Militar Nacional, incluidas las mujeres voluntarias, están "listos para servir a la nación si así se necesitara", no sólo en época de conflicto, sino principalmente en tiempos de paz.

Agregó que este ejército de jóvenes son un enorme potencial para impulsar el desarrollo nacional desde distintos frentes, y utilizar su energía y talento para las mejores causas de la sociedad y con apego a los más estrictos valores cívicos.