15 de febrero de 2015 / 02:23 a.m.

Sierra Leona. — Sierra Leona impuso una cuarentena en el distrito pesquero de la capital, Freetown, luego de que se confirmara que hubo al menos cinco nuevos casos de ébola en la zona, informó el sábado un funcionario.

La medida, impuesta el viernes, afecta el distrito costero de Aberdeen, en el que se ubican tanto hoteles de lujo como comercios informales, dijo OB Sisay, director del Cuarto de Situaciones en el Centro de Respuesta Nacional de Ébola. Al menos algunos de los nuevos casos incluyeron a pescadores que habían zarpado pero regresaron con dolores de estómago y fueron enviados al hospital para practicarles exámenes.

En la zona se estableció un centro de control y se han desplegado autoridades para vigilancia y rastreo de contactos, dijo Sisay.

Sierra Leona ha sufrido de casi 11 mil casos confirmados probables y sospechosos de ébola durante el peor brote de la historia, la mayor cantidad en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Pese a un descenso en el número de casos la transmisión en Sierra Leona sigue siendo amplia, con 76 casos nuevos confirmados la semana pasada, informó el miércoles la OMS.

La necesidad de cuarentena es otra evidencia de que erradicar la enfermedad será "un camino complicado", dijo Sisay.

En Guinea, el coordinador de la lucha nacional contra el ébola, doctor Sakoba Keita, apeló a la calma el sábado luego de que multitudes atacaron las instalaciones utilizadas por los trabajadores de salud en dos localidades.

En Dabola, en el centro del país, varias personas saquearon el viernes una oficina de la Cruz Roja y quemaron un vehículo en respuesta a los informes de que el desinfectante utilizado en las escuelas contenía el virus de la enfermedad, señaló el médico residente Djibril Diallo. Y en Faranah, un pueblo a unos 100 kilómetros de distancia de Dabola, rumores semejantes llevaron a las muchedumbres a quemar un vehículo de Médicos Sin Fronteras y atacar instalaciones de la Cruz Roja, informó Keita.

El parte del miércoles difundido por la OMS resaltó que la seguridad es un problema en Guinea ya que en una tercera parte de los territorios afectados por ébola "se reporta al menos un incidente de seguridad" en la primera semana de febrero. El país también ha registrado "un agudo incremento" de casos -65 en comparación con 39 de la semana previa.

"Estamos muy, muy lejos de poner fin al brote", comentó Iza Ciglenecki, de Médicos Sin Fronteras durante una conferencia científica en San José, California. Definió el brote actual como sin precedentes y que "es como una película de Hollywood".

A diferencia de otras enfermedades, donde los doctores se satisfacen con disminuir la infección a una tasa baja, con el ébola la única forma de detenerla es erradicar por completo el número de casos, dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Los médicos han comenzado a investigar la mejor forma de manejar futuros brotes, subrayando la necesidad de tener mejores sistemas de salud a nivel local. El asistente de la dirección general de la Organización Mundial de la Salud, Keiji Fukuda, dijo que las organizaciones internacionales y los países deben actuar más rápido y señaló que la respuesta al ébola se pudo haber obstaculizado por "altos niveles de temor". 

FOTO Y TEXTO: AP