REUTERS
7 de marzo de 2016 / 02:00 p.m.

MÉXICO.- La producción y exportación de vehículos ligeros de México cayeron en febrero por ajustes técnicos de algunos fabricantes, aunque los envíos a Estados Unidos continuaron en terreno positivo, en línea con la sólida demanda interna de la mayor economía mundial.

La producción de autos bajó un 4.1 por ciento a 271,278 unidades en febrero, mientras que los envíos disminuyeron 1.2 por ciento a 219,670 vehículos, informó el lunes la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

"Esta caída responde más a temas técnicos", dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA en rueda de prensa. "Tenemos cifras un poco engañosas por esta situación y no podemos de ninguna manera comentar que marca alguna tendencia", agregó.

Las exportaciones a Estados Unidos, que representan un 76.6 por ciento de los envíos totales, subieron un 5.7 por ciento interanual en febrero, cuando la venta de autos en ese país tocó un máximo de 15 años.

A Canadá, su otro socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los envíos bajaron un marginal 0.1 por ciento, a América Latina cayeron un 28 por ciento, seguidos por Europa con una baja de un 23.9 por ciento.

Las ventas a Asia se desplomaron un 70.1 por ciento, pero su contribución es pequeña.

En el detalle, las unidades en México de la italiana Fiat, que controla a Chrysler, la estadounidense General Motors, la alemana Volkswagen y la japonesa Mazda fueron las que fabricaron menos vehículos en febrero.

La AMIA también agrupa a la estadounidense Ford, y a las japonesas Honda, Nissan y Toyota.

Solís dijo que en marzo las cifras también podrían presentar una distorsión negativa por el efecto del feriado de Semana Santa.

La producción de vehículos de México sumó 538,776 unidades en los primeros dos meses del año, un descenso del 1.9 por ciento interanual. Las exportaciones, en cambio, llegaron a 432,914 vehículos, un aumento del 1.3 por ciento.

En 2015, las cifras de la industria automotora mexicana, una de las 10 más importantes en el mundo, cerraron en niveles históricos.

La AMIA estima fabricar alrededor de cinco millones de vehículos al año hacia el 2020, una vez que maduren nuevas inversiones de otros fabricantes que han llegado al país, y exportar cerca de cuatro millones de unidades.