31 de enero de 2015 / 09:40 p.m.

Tokio.- Milicianos del Estado Islámico divulgaron el sábado un video que supuestamente muestra la decapitación del periodista japonés Kenji Goto, quien era mantenido como rehén por el grupo asociado a al-Qaeda.

Japón condenó al grupo islamista y dijo que el gabinete del primer ministro Shinzo Abe se reuniría en respuesta al video, que muestra a un hombre encapuchado parado junto a Goto sosteniendo un cuchillo en la garganta del rehén, seguido de imágenes de un cadáver con una cabeza puesta sobre él.

La divulgación del video se da exactamente una semana después de las imágenes que supuestamente mostraban al cadáver decapitado del rehén japonés Haruna Yukawa.

"No puedo evitar sentirme indignado por que un acto de terrorismo inhumano y despreciable como este haya sido cometido nuevamente", dijo el secretario del gabinete Yoshihide Suga a periodistas, diciendo que el video parece mostrar a Goto. "Nosotros condenamos esto categóricamente", agregó.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo que Estados Unidos está trabajando para confirmar la autenticidad del más reciente video y que "condena firmemente" las acciones de grupo miliciano.

Dirigiéndose a Abe, el miliciano en el video dice: "Debido a su decisión imprudente de participar en una guerra que no se puede ganar, este cuchillo no sólo ejecutará a Kenji, sino también seguirá y provocará una carnicería dondequiera que encontremos a su gente. Así que comience la pesadilla para Japón".

El miliciano tenía el mismo acento británico que el hombre que ha aparecido en videos previos del Estado Islámico en los que se muestran decapitaciones. Goto vestía un traje naranjo igual que otros rehenes del Estado Islámico en imágenes previas.

El paisaje del video muestra una colina y tierra cubierta por matorrales, y parece ser una zona desértica distinta a la de videos anteriores.

En el video de un minuto no se menciona a otro rehén del Estado Islámico, el piloto jordano Muath al-Kasaesbeh, quien fue capturado después de que su avión se estrelló en el noreste de Siria en diciembre durante una misión de bombardeo contra el grupo islamista.

Un mensaje de audio que presuntamente fue grabado por Goto anteriormente en la semana sostenía que Kasaesbeh sería ejecutado, a menos que Jordania liberara a la supuesta atacante suicida iraquí Sajida al-Rishawi, quien está en prisión por su papel en un ataque con bomba en el 2005 que dejó 60 personas muertas en la capital jordana, Amán.

El Gobierno de Abe consideraba como prioritaria la liberación de Goto, un corresponsal de guerra veterano que fue capturado por los milicianos a fines de octubre cuando fue a Siria a buscar la liberación de otro rehén japonés, Haruna Yukawa.

Las amenazas del Estado Islámico de ejecutar a sus rehenes japoneses se dieron después de que Abe anunció 200 millones de dólares en asistencia no militar para los países que enfrentan al grupo islamista. Su Gobierno ha rechazado cualquier insinuación de que actuó apresuradamente y ha hecho hincapié en que la ayuda era humanitaria.  

FOTO: Ap

REUTERS