MULTIMEDIOS DIGITAL
22 de julio de 2016 / 12:30 p.m.

México.- Desde el primero de julio de este año, las mujeres embarazadas afiliadas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tendrán la posibilidad de transferir hasta 4 semanas del periodo prenatal al de posparto, informó el titular del instituto, Mikel Arriola, durante el anuncio de las nuevas reglas en incapacidad por maternidad.

Por ley se prevé el derecho de las mujeres trabajadoras embarazadas a tomar un descanso de 12 semanas, que antes se distribuían en seis semanas previas al parto y otras seis a partir del nacimiento de su hijo.

Con esta nueva medida se flexibiliza el esquema de distribución donde se pueden distribuir desde dos semanas (14 días) previas al parto y las otras 10 semanas después de tener a su hijo "con lo que podrán disfrutar hasta 70 días con sus bebés", destacó Arriola.

"Habíamos escuchado a las mujeres que no necesariamente las semanas previas al parto les ayudaban mucho, sobre todo porque tienen el pendiente de estar en el trabajo, pero el principal pendiente es estar con el niño cuando nazca, entonces la ganancia neta es de 66 por ciento en semanas", explicó.

El titular del IMSS hizo hincapié en que la transferencia de semanas de incapacidad "no tienen que ser acordadas con el patrón, es un derecho de las mujeres y el patrón tendrá que asumir que se usan el mismo número de semanas pero espaciadas de diferente forma".

Recordó que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) los beneficios de que la madre pase más tiempo con el niño son que se tiene más tiempo para darle leche materna, que es como la primera vacuna, pues ayuda a desarrollar su sistema inmunológico durante los primeros seis meses de vida.

Además, la lactancia reduce 35 por ciento el riesgo de que en el futuro ese bebé padezca diabetes tipo 2, y baja 13 por ciento la posibilidad de tener obesidad o sobrepeso.

El fincionario destacó que las nuevas medidas beneficiarán a 273 mil mujeres en total, además de que tienen la finalidad de empoderarlas al ser ellas mismas quienes administren su tiempo de incapacidad para estar con su bebé.