5 de marzo de 2015 / 04:52 p.m.

Bolivia.- Una jueza de Bolivia ordenó el encarcelamiento de un ex jefe de la policía antidrogas, de su hijo y de un ex ayudante por enriquecimiento ilícito y vínculos con el narcotráfico, informó el jueves una fuente judicial.

El general Oscar Nina, que llegó a ser comandante de la policía boliviana hasta 2011, será recluido este jueves en un penal de la ciudad oriental de Santa Cruz junto con su hijo, también oficial de la policía, y un ex edecán. La esposa de Nina y otra hija estarán bajo detención domiciliaria mientras sigue la investigación, dijo la fiscal Ana Luisa Heredia.

El miércoles el ministro de Gobierno Hugo Moldiz dijo que "hay serias sospechas" de que Nina estaba vinculado con el narcotráfico. "Se ha dado un buen paso y corresponde a la justicia acelerar la investigación", agregó.

Nina es el segundo exjefe de la policía antidrogas encarcelado por vínculos con el narcotráfico. El ex general de policía René Sanabria fue condenado a 14 años de cárcel en Miami en 2011 por traficar cocaína a Estados Unidos.

Cuando Sanabria fue detenido por la agencia antidrogas estadounidense DEA en Panamá era jefe de inteligencia del Ministerio de Gobierno y Nina era comandante de la policía. Ambos habían comandado antes la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico.

Nina fue destituido dos semanas después de la captura de Sanabria, quien delató a otros policías. Nina pasó a retiro.

Según la fiscal, las investigaciones comenzaron en 2011 cuando Nina dejó la comandancia de la policía. Agregó que Nina protegía a narcotraficantes que ingresaban a operar a Bolivia. "No pudo justificar los bienes inmuebles que posee con sus ingresos", dijo Heredia.

De acuerdo con la valoración inicial de la fiscalía el exjefe tiene bienes por unos tres millones de dólares a nombre de su esposa y sus hijos. "Estamos haciendo el inventario y el avalúo", dijo Heredia.

Nina fue oficial de confianza del presidente Evo Morales quien le encomendó reorganizar la fuerza antidrogas tras la expulsión del embajador estadounidense y de la DEA por sospechas de espionaje y confabulación contra del gobierno.

"Saludamos la detención porque creemos que no habrá complicidad en la policía. No son los únicos que están siendo investigados", dijo Moldiz.

Bolivia es tercer productor de coca y cocaína después de Perú y Colombia y ha reducido significativamente sus cultivos; pero en los últimos años se convirtió en centro de distribución de cocaína en el Cono Sur, según diversas investigaciones.

Gran parte de la cocaína peruana transita por Bolivia hacia Brasil y Argentina. La semanada pasada la policía decomisó un cargamento de cocaína que iba a ser embarcada al Líbano mezclada con yerba mate.

La víspera la policía decomisó 24 toneladas de abono orgánico con cocaína que iban a ser despachados a Ghana.

La detención de Nina y los dos decomisos han sido los más duros golpes al narcotráfico en lo que va del año y tienen lugar en momentos en que Morales busca normalizar las relaciones con Estados Unidos.

Morales ha sugerido una reunión con Barack Obama, cuyo gobierno calificó de insuficientes los resultados de Bolivia en la lucha antidrogas.

El mandatario aseguró que en 10 años logró mejores resultados sin la ayuda de la DEA, pero ha reconocido que la falta de radares para el control aéreo y la corrupción en la policía y en la justicia son los mayores obstáculos.

FOTO Y TEXTO: AP