AP
15 de octubre de 2015 / 12:43 p.m.

México.- Las autoridades mexicanas investigan las causas de la aparición de 25 mamíferos marinos y 11 tortugas varados en una isla del Mar de Cortés.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó el jueves a través de un comunicado el hallazgo de 21 delfines, 11 tortugas y cuatro lobos marinos muertos en la isla Altamura, ubicada en la Bahía de Santa María, bañada por las aguas del Golfo de California.

La isla, de 43 kilómetros de largo y un ancho que va de los 900 metros a los tres kilómetros, es un área de protección de flora y fauna con extensiones de dunas de hasta 20 kilómetros de longitud y 15 metros de altura perteneciente al Estado de Sinaloa.

Los restos de los animales fueron localizados tanto en las playas como flotando en el mar por los vigilantes que patrullan la isla, de propiedad privada y dedicada a la ganadería y el turismo. Los animales estaban en proceso de descomposición.

Los varamientos suceden cada semana en las costas del Pacífico norte mexicano, pero en pocas ocasiones se han hallado tantos animales varados al mismo tiempo.

En esa zona del Pacífico habitan 44 especies marinas desde ballenas a tortugas, delfines y tiburones. De ellas, 37 especies están protegidas. Sólo en el caso de las ballenas se considera que hay más de 20.000 ejemplares.

Las autoridades de protección del medio ambiente activan para estos casos un protocolo de varamientos de mamíferos marinos y tortugas muertos con el objetivo determinar las causas y evitar consecuencias en la salud del resto de los animales y las personas.

Se recaban evidencias sobre la condición física y apariencia de los animales muertos en busca de heridas y traumatismos, el estado del mar y la playa e incluso se realizan necropsias y análisis de laboratorio de los restos localizados.

En casos anteriores las autoridades señalaron que los varamientos se debieron a una combinación de causas como la falta de alimento provocada porque las altas temperaturas del agua alejan a los animales de los que se alimentan hasta la pérdida de grasa corporal correspondiente a la época reproductiva, que los debilita al tiempo que los vuelve vulnerables a las enfermedades.