MILENIO DIGITAL
11 de mayo de 2017 / 08:55 a.m.

CHILPANCINGO.- Un enfrentamiento a balazos dejó un saldo de ocho muertos y cuatro heridos en la comunidad de La Gavia, en el municipio de San Miguel Totolapan, el pueblo que desde hace varios años se convirtió en el principal centro de operaciones de Raybel Jacobo de Almonte, "El Tequilero".

Los hechos se suscitaron poco después de que integrantes del Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan incursionaran en la comunidad de San Antonio la Gavia, lugar en el que dialogaron con los habitantes y estos aceptaron sumarse al movimiento de autodefensa armada contra la delincuencia organizada.

De acuerdo con integrantes del MPST, fueron los mismos pobladores San Antonio la Gavia fueron los que se contactaron con ellos y les ofrecieron recibirlos en la cancha techada del lugar, después de una charla que se prolongo durante varias horas aceptaron sumarse a la autodefensa armada.

San Antonio la Gavia está a cinco minutos de distancia de La Gavia, comunidad de la que es originario Raybel Jacobo de Almonte, mejor conocido como "El Tequilero", quien desde diciembre de 2016 es el líder del crimen organizado más buscado en la Tierra Caliente de Guerrero.

Entrada la tarde, en la comunidad de La Gavia se registró la irrupción de un grupo de civiles armados, pero se encontró con una célula de "Los Tequileros" que permanecían alerta, después de que conocieran que los integrantes del MPST estaban en San Antonio la Gavia.

Roberto Álvarez Heredia, vocero oficial del Grupo de Coordinación Guerrero informó que sobre esos hechos ya se tenía el reporte de que la confrontación había generado el saldo de ocho muertos y cuatro personas lesionadas.

La primera información del vocero apuntaba hacia una incursión de la autodefensa del MPST en La Gavia, pero integrantes del movimiento se comunicaron vía telefónica para desmarcarse del hecho, señalando que ellos solamente habían llegado hasta San Antonio la Gavia.

El vocero del GCG indicó que sería trabajo de la Fiscalía General del Estado establecer la identidad de las víctimas mortales y de los heridos, para en su momento deslindar responsabilidades.

Aunque el GCG ya tenía un borrador del comunicado oficial que había sobre los hechos, los filtros que debía pasar para difundirse entre los medios de comunicación.

El dato que se afianzaba, era el de los ocho muertos y los cuatro heridos de bala, sin que se tuviera precisión de los grupos que participaron en la confrontación.

"Fue entre delincuentes", dijo un integrante del Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, aunque no aportó más detalles sobre los hechos.