MILENIO DIGITAL
31 de enero de 2017 / 11:48 a.m.

MÉXICO.- Aunque un juez lo vinculó a proceso, Roberto Nájera Gutiérrez, La Gallina, identificado por autoridades del sureste del país como presunto lugarteniente del cártel de Sinaloa, enfrentará su proceso en libertad, debido a que el delito que se le imputa, portación de arma de fuego, no amerita prisión preventiva.

La semana pasada, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán detuvieron a Nájera, junto con Miguel Ángel Rodríguez Ramírez y Romeo Orantes Gómez, durante un retén en Tizimín.

Según información de autoridades estatales, La Gallina es uno de los blancos prioritarios del gobierno de Quintana Roo y del gobierno federal, ya que se le señala de ser uno de los generados de la violencia en esa entidad.

El juez Christian Omar González, dictó auto de vinculación a proceso contra las tres personas por su probable responsabilidad en la comisión de dos delitos de portación de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas agravado.

En la primera fase de la audiencia inicial se calificó de válida su detención y retención ministerial, la fiscalía federal procedió a formular imputación, y los imputados declararon en relación con los hechos delictuosos que se les atribuyen.

Al no haberse acogido al plazo constitucional para resolver su situación jurídica en esa audiencia, se dictó auto de vinculación a proceso contra la totalidad de los imputados, ya que indiciariamente se estableció que los tres tuvieron dentro de su radio de acción y ámbito de disponibilidad, dos pistolas semiautomáticas calibre 9 mm, un fusil calibre 7.62 por 39 milímetros y una carabina calibre .223 (5.56 milímetros). Adicionalmente Roberto Nájera Gutiérrez tenía consigo una pistola semiautomática calibre .45.

En los términos de los artículos 19 constitucional y 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP), a los delitos atribuidos no les corresponde la prisión preventiva oficiosa.

Sin embargo, a Romeo Orantes se le impuso como medida cautelar la prisión preventiva que deberá cumplir en el Centro de Reinserción Social del Estado de Yucatán, "al quedar demostrado un riesgo máximo de sustracción a la acción de la justicia.

Mientras que a Nájera Gutiérrez se le impuso la presentación periódica, tres veces por semana, ante la Fiscalía Federal, una garantía económica por 500 mil pesos y la prohibición de salir de esta entidad federativa y del país.

A Miguel Ángel Rodríguez se le ordenó la presentación periódica de dos veces por semana ante la presidencia municipal de Tizimín, una garantía económica por 200 mil pesos y la prohibición de salir de esta entidad federativa y del país.

El juez lo determinó así, ante la falta de demostración de un alto grado de riesgo de sustracción a la acción de la justicia de ambos; de que en su contra pesaren sentencias condenatorias firmes y de que existiera un riesgo para la sociedad.