RUBÉN MOSSO Y ALMA PAOLA WONG
15 de noviembre de 2016 / 11:16 a.m.

MÉXICO.- Mientras la violencia del crimen organizado y la desconfianza de las corporaciones policiacas en algunos estados del país han provocado que los ciudadanos huyan, en Yucatán se vive lo contrario, pues las organizaciones criminales que no se han podido establecer.

Dicha entidad es una de las más seguras de México en comparación con Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Baja California y Veracruz, donde prevalece una lucha por el control de territorios por parte de los narcotraficantes, según indican las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Milenio publicó que autoridades, empresarios y diversos sectores de la población señalan que la seguridad que prevalece en Yucatán se debe a la inversión y la infraestructura con la que se cuenta para que los policías afronten el fenómeno delictivo.

En marzo pasado el gobernador Rolando Zapata anunció una inversión de mil 500 millones de pesos para el programa Escudo Yucatán, con la que se busca proteger los 106 municipios que conforman el estado a través de políticas de prevención del delito, del marco jurídico penal y el fortalecimiento tecnológico.

Hasta este momento, las políticas en materia de seguridad han logrado contener a los grupos delictivos y han permitido capturar a integrantes de los cárteles de Jalisco Nueva Generación, de Sinaloa y de Los templarios, que pretendían asentarse en la zona.

El estado cuenta con más de 700 cámaras de vigilancia, 80 por ciento se concentra en Mérida; la seguridad ha propiciado que cada vez más personas que huyen de la violencia en el norte, centro y occidente del país busquen refugiarse en Yucatán, donde hay casi 2 millones de habitantes.

“Es un estado (Yucatán) que siempre se ha mantenido alerta contra la delincuencia, se ha trabajado en inversión, en infraestructura, capacitación de las instituciones de seguridad pública; también, un factor muy importante es la participación ciudadana en programas de prevención en materia de seguridad, además de que hay una cultura muy alta de la denuncia”, señaló Ariel Francisco Aldecua, titular de la fiscalía del estado.

De acuerdo al funcionario, en la entidad no opera la delincuencia organizada y los delitos que mayormente se registran son del fuero común.

Como todas las entidades, Yucatán tiene una Unidad Antisecuestros, pero prácticamente tiene un índice nulo en ese delito.

De acuerdo con cifras oficiales, en territorio yucateco han ocurrido solo cuatro secuestros de 2006 a la fecha, el último de estos ilícitos se presentó en marzo de este año y la víctima fue rescatada.

Cifras del SNSP señalan que de enero a septiembre de este año, en el país se perpetraron 959 secuestros, la mayor parte en el Edomex, 204; Tamaulipas, 146; Veracruz, 102; Guerrero, 82; Tabasco, 61; Ciudad de México, 41; Morelos, 39, y Puebla, 34.

Desde 2006 hasta septiembre pasado en Yucatán se contabilizaron 424 homicidios dolosos, lo que representa uno de los índices más bajos a escala nacional. El delito más recurrente en el periodo citado, es el robo a casa habitación, con 40 mil 713 casos.

En días recientes, el Consejo Coordinador Empresarial del estado puso en marcha la campaña Cuida a quien te cuida, que tiene como objetivo reconocer el trabajo de los policías, por lo que se invita a los ciudadanos a ofrecer el saludo oficial a los uniformados.

Mario Can Marín, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación en Yucatán, dijo que el sector empresarial tiene mucha confianza en las autoridades de seguridad, sobre todo por la apertura que hay por parte de éstas.

Carol Kolozs, director de Rosas & Xocolate y vicepresidente de actividades turísticas y patrimonio cultural de la Cámara Nacional de Comercio de Mérida, dijo que pese a la seguridad que priva, advirtió que también existe preocupación de que la delincuencia pueda llegar.

“Esperemos que no, que este estado y el gobierno federal tomen en cuentan que aquí sí hay una condición muy particular, muy especial y que la cuiden con todo lo que puedan cuidarlo, donde se vive libremente de inseguridad”.