MILENIO DIGITAL
18 de julio de 2015 / 10:51 a.m.

Hermosillo.- Un joven de 16 años fue rescatado por sus familiares luego de que dos menores lo enterraran vivo en el desierto tras atacarlo a golpes y con un cuchillo por diferencias escolares.

El menor estuvo bajo la arena del desierto alrededor de dos horas y fue encontrado por un familiar a la altura del kilómetro 65 de la carretera local que conduce a la población de Sonoyta.

La víctima fue identificada como César, quien narró que fue interceptada por dos hombres con el rostro cubierto cuando se encontraba a bordo de un vehículo y se dirigía hasta la salida a Sonoyta.

Relató que los presuntos criminales se detuvieron en un lugar donde con un trapo le taparon la cara, lo golpearon y lo hirieron varias veces con arma punzo-cortante, para inmediatamente enterrarlo entre el monte.

"Lo encontré semi-enterrado en un terreno desértico, apenas sobresalía una parte del rostro que estaba llena de arena mezclada con sangre", dijo uno de sus familiares.

El menor fue trasladado a un hospital de Puerto Peñasco, donde recibió atención médica debido a las heridas que presentaba.

El joven dijo que sus agresores solo le dejaron una parte del rostro descubierta y que con dificultad pudo desenterrar ambas manos, por lo que pudo usar su teléfono celular con sistema GPS para llamar a sus familiares y pedir auxilio.

Dos menores, de 15 y 16 años, fueron detenidos esta madrugada y aceptaron haber participado en los hechos, al argumentar que tenían problemas con César, en el Colegio de Bachilleres en el que estudian.

La policía municipal de Puerto Peñasco dijo que los detenidos serán acusados de privación ilegal de la libertad en modo de secuestro, robo de vehículo y agresión con arma blanca; no informó si también serán imputados por homicidio en grado de tentativa.