MILENIO DIGITAL
9 de diciembre de 2015 / 08:52 a.m.

Chiapas.- La oficina del Comisionado Nacional de Seguridad, informó que tres mil 300 profesores disidentes y estudiantes normalistas bloquearon la carretera Tuxtla Gutiérrez-Ocozocoautla, en el crucero Las Choapas y que sin armas o equipos que pudieran dañar a los inconformes, elementos de fuerzas federales se desplegaron en el lugar, donde intentaron establecer un diálogo invitándolos a desalojar la vialidad.

Se explicó que los inconformes —con piedras, palos y cohetones— intentaron derribar las vallas de contención colocadas en el sitio.

Por ello, los efectivos federales establecieron un dispositivo de seguridad para replegarlos, pero los maestros utilizaron un autobús en el cual colocaron bombas molotov con la intención de impactarlo; sin embargo, los explosivos caseros detonaron antes provocando que la unidad se incendiara y se perdiera el control de la misma.

Derivado de este hecho tres personas fueron arrolladas por el autobús, pero solo uno de ellos, David Gemayel Ruiz Estudillo,murió, ya que las llantas pasaron sobre su cuerpo. Sin embargo, la Policía Federal reitera que “no tuvo intervención ni responsabilidad en este lamentable hecho”.

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Estado informó que derivado de las acciones violentas encabezadas por un grupo de maestros disidentes y normalistas fueron detenidas seis personas.

Los detenidos fueron identificados como Alexander Lázaro Vicente, Óscar Oliver Espinoza Arguello, Eduardo de Jesús Bolaños Nangusé, Jorge Luis Guzmán Siú, Faustino Gómez Hernández y Luber Lauro López Domínguez.

La procuraduría estatal confirmó que los activistas bloquearon los accesos a la Escuela Nacional de Protección Civil, donde se iba a realizar el examen, y agredieron a elementos de la Policía Federal y de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana con piedras, palos y cohetones.

El comunicado agrega que peritos en criminalística realizaron las diligencias en el lugar de los hechos, entre las que destacan levantamiento de cadáver y genética forense, misma que permitió corroborar que las llantas traseras del lado derecho del autobús contaban con sangre que corresponde a Ruiz Estudillo.