26 de febrero de 2015 / 01:42 p.m.

Nueva York.- Dos hombres que fueron arrestados acusados de conspirar para ayudar al grupo extremista Estado Islámico expresaron abiertamente, tanto en internet como en conversaciones personales, su deseo de unirse a la milicia radical, con uno de ellos hablando de disparar al presidente estadounidense Barack Obama para "infundir miedo en el corazón de los infieles", dijeron autoridades federales.

Los hombres fueron acusados el miércoles de intentar y conspirar para prestar apoyo material a una organización terrorista.

Akhror Saidakhmetov, de 19 años, fue arrestado en el aeropuerto de Kennedy, donde intentaba embarcar en un vuelo con dirección a Estambul, con planes de entrar luego en Siria, explicaron autoridades. Otro de los acusados, Abdurasul Hasanovich Juraboev, de 24 años, tenía un billete para viajar a Estambul el mes que viene y fue arrestado en Brooklyn, añadieron fiscales federales. Los dos están detenidos sin fianza tras una breve audiencia.

Un tercer acusado, Abror Habibov, de 30 años, enfrenta cargos por ayudar a financiar las iniciativas de Saidakhmetov. También quedó privado de libertad sin fianza en Florida.

Si son condenados, cada uno podría pasar hasta 15 años en la cárcel.

El jefe del Departamento de Policía de Nueva York, William Bratton, dijo que este es el primer caso público en Nueva York que implicaba a posibles combatientes dispuestos a entrar en las filas del grupo Estado Islámico, pero se remitió a investigaciones en marcha.

"Esto es real", dijo Bratton. "Esta es la preocupación sobre los lobos solitarios, inspirados para actuar incluso sin haber ido nunca a Oriente Medio".

Juraboev llamó la atención de las fuerzas de seguridad por primera vez en Agosto, cuando publicó contenidos en un cibersitio en uzbeco que difunde la ideología del gripo radical, apuntaron las autoridades.

"¡Saludos! Queremos jurar nuestra lealtad y compromiso con ustedes aunque no estemos presentes allí", escribió, según dijeron funcionarios federales. "¿Es posible comprometernos como mártires dedicados aunque estemos aquí?".

"Lo que digo es que, disparar a Obama y luego suicidarnos, ¿serviría? Esto infundiría el miedo en el corazón de los infieles".

La madre de Saidakhmetov le quitó el pasaporte para intentar evitar que viajase. Cuando el joven llamó a su madre y le pidió que se lo regresase, ella terminó colgando el teléfono. La mujer le había preguntado a dónde quería ir, a lo que respondió que una persona que tiene ocasión de unirse al grupo Estado Islámico no debería enfrentarse al juicio divino.

Loretta Lynch, la candidata de Obama para convertirse en fiscal general de Estados Unidos, dijo: "El flujo de combatientes extranjeros a Siria representa una creciente amenaza para nuestro país y nuestros aliados".

El abogado de Saidakhmetov, Adam Perlmutter, dijo que su cliente era un "niño joven e inocente" que se declararía no culpable.

"Este es el tipo de caso de destaca lo que el Departamento de Justicia hace mal al enfrentar estos casos", dijo Perlmutter. El defensor de Juraboev no tuvo comentarios de inmediato.

Saidakhmetov es un es ciudadano de Kazajstán que vive en Brooklyn, mientras que Juraboev vive en el mismo vecindario y tiene origen uzbeko. Habibov estaba legalmente en su país hasta que su visado caducó. El miércoles se le asignó un abogado de oficio.

El grupo Estado Islámico está formado, en su mayoría, por milicianos suníes sirios e iraquíes, pero cuenta también con combatientes de otras zonas del mundo árabe y Europa.

FOTO: Retrato/ESPECIAL