13 de julio de 2014 / 07:42 p.m.

Mèxico.- Funcionarios estadounidenses se trasladaron hasta el estado de Guerrero, en el suroeste de México, para colaborar con las autoridades mexicanas que investigan si un cuerpo hallado en esta región es el del estadounidense Harry Devert, de 32 años, desaparecido desde finales de enero cuando viaja por el vecino estado de Michoacán.

El portavoz de la embajada de Estados Unidos en México, Mark Johnson, confirmó a The Associated Press el domingo la visita de los funcionarios y aseguró que ambos gobiernos trabajan juntos para determinar cuanto antes la identidad de los restos encontrados en la zona costera limítrofe entre los estados de Guerrero y Michoacán.

Según los datos ofrecidos por la Procuraduría de Guerrero, el jueves se localizó el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino, en avanzado estado de descomposición, en las inmediaciones de un camino de terracería que conduce a la localidad conocida como Playa La Majahua, municipio de la Unión Isidoro Montes de Oca.

El comunicado de la fiscalía añade que también se localizaron "diez envoltorios de lo que al parecer son narcóticos (marihuana y cocaína) y una motocicleta".

La moto era del mismo modelo que la de Devert pero las autoridades no han confirmado oficialmente que fuera la suya.

El cuerpo fue trasladado a los servicios forenses del municipio de Zihuatanejo, en la costa del Pacífico, donde se están realizando los análisis genéticos pertinentes para su identificación.

Harry Devert, residente de Pelham, Nueva York, era un corredor bursátil y amante de los viajes cuyos planes, según contaba en su blog, "A New Yorker Travels" (Los viajes de un neoyorquino) eran ir en moto hasta Brasil para ver el Mundial de fútbol.

Las últimas noticias de Devert datan del 25 de enero cuando dijo dirigirse desde la localidad de Zitácuaro (Michoacán) a Zihuatanejo, un balneario en la costa del Pacífico y ya en el estado de Guerrero.

La madre del motociclista, Ann Devert, indicó que ese día le envió un mensaje diciendo que iba a tener una escolta militar para salir del área considerada peligrosa por el estadounidense Departamento de Estado y que estaba "retrasado a causa de todo este asunto militar".

Ann Devert relató que su hijo le dijo que la llamaría esa noche, cuando preveía llegar a su destino. Nunca lo hizo.

Para viajar desde Zitácuaro hasta Zihuatanejo, Devert habría tenido que cruzar un área de conflicto en los estados de Michoacán y Guerrero donde el año pasado se formaron grupos de autodefensa para combatir a los cárteles del narcotráfico.

FOTO: Especial

AP