AP
9 de febrero de 2016 / 06:59 a.m.

Washigton.- Estados Unidos y México anunciaron el lunes esfuerzos conjuntos para exhortar a los mexicanos residentes en Estados Unidos a gestionar partidas de nacimiento de ambos países tan pronto su hijo nazca.

La subsecretaria de Estado para Asuntos Consulares, Michele Bond dijo que cerca de 600 mil niños nacidos en Estados Unidos han vuelto a México con sus padres mexicanos y que la mayoría enfrenta obstáculos para acceder a las escuelas públicas o a atención médica porque no tienen un documento que los identifique como mexicanos.

Bond explicó a reporteros que muchas de esas familias llegaron a México solamente con la partida de nacimiento expedida por el estado estadounidense donde nació el niño, y que por lo tanto resulta complicado para un funcionario gubernamental mexicano verificar la veracidad de esos documentos estadounidenses.

Por ello, el gobierno estadounidense iniciará en los próximos meses un programa piloto a través del cual pondrá su registro civil disponible para que sea consultado por funcionarios mexicanos del Registro Nacional de Población e Identificación Personal (RENAPO).

México "es el único país extranjero que tiene acceso. No es algo que esté disponible normalmente", dijo Bond.

Muchas familias mexicanas residentes en Estados Unidos desconocen que deben inscribir a sus hijos ante alguno de los 50 consulados mexicanos, o deciden no hacerlo por temor al costo económico o a posibles consecuencias si no tienen estatus migratorio legal, agregó.