MILENIO DIGITAL/LORENA LÓPEZ
25 de julio de 2015 / 08:20 a.m.

México.- El gobierno federal quiere llegar a la verdad y castigar a los responsables de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, aseguró el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Un día después de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) diera a conocer un informe con 32 observaciones a la investigación y la atención a víctimas de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, el secretario Osorio Chong aseguró que el gobierno revisará las investigaciones que realicen instancias nacionales e internacionales sobre el caso.

"Queremos la verdad y que los responsables sean castigados", apuntó Osorio Chong luego de expresar una disculpa a nombre del Estado por haber dado de baja a dos militares portadores de VIH.

El secretario repitió lo dicho por la Procuraduría General de la República en el sentido de que el informe de la CNDH sobre Iguala va a atenderse, "de eso se trata para poder llegar a la verdad en la que nosotros tenemos ese gran compromiso.

"Eso significa llegar a la verdad y eso a partir de lograr ver todas las investigaciones, revisarlas a profundidad y, por supuesto, satisfacer las recomendaciones que en lo nacional y en lo internacional se nos haga", afirmó.

Acatando la recomendación 139/11 emitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 31 de octubre de 2011, funcionarios del gobierno acudieron al evento de disculpa que forma parte de las medidas de reparación que también incluyeron la reincorporación al Ejército del cabo y el subteniente, cuya identidad se mantiene oculta, así como atención médica y psicológica y una indemnización.

Al acto en el Museo de la Memoria y la Tolerancia acudieron también los representantes legales de los militares -cuyas iniciales son J.S.C.H y M.G.S-, Pedro Morales Aché y Graciela Rodríguez Manzo, donde Osorio Chong aseguró que con este acto el Estado reconoce que se equivocó.

"El acto que hoy nos convoca es parte del cumplimiento del informe de fondo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para hacer extensiva una disculpa pública a las víctimas de los hechos que se originaron en 1998 y 2001 respectivamente.

"Se trata de un último paso que como Estado hemos llevado a cabo para reparar de manera integral los daños materiales y morales que en ese entonces sufrieron los peticionarios", expresó el secretario.

También aseguró que actualmente el país "tiene retos en los que debemos seguir avanzando y a los que estamos haciendo frente, con la cara en alto y sobre todo con la transparencia en un tema que de esta naturaleza se exige".