MILENIO DIGITAL
13 de noviembre de 2016 / 10:33 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, exigió al gobierno federal, estados y municipios ejercer el Presupuesto 2017 con absoluta responsabilidad, transparencia y eficacia.

Después de la aprobación del proyecto de egresos para el próximo año, el legislador panista subrayó que, a pesar de las restricciones presupuestales, tanto el Presidente de la República como los gobernadores y alcaldes tienen la obligación de utilizar correctamente el dinero público y orientarlo hacia la inversión para generar empleos y crecimiento económico.

"Los diputados del PAN serán vigilantes de que las partidas presupuestales se ejerzan en los rubros aprobados por el Congreso de la Unión y con ello contribuirán a combatir la estrecha visión de este gobierno sobre el proyecto de país, a fin de devolver la prosperidad que tanta falta hace en los hogares mexicanos", puntualizó.

El líder parlamentario de Acción Nacional apeló así a la voluntad política de los tres órdenes de gobierno para cambiar el rumbo del país y que el ejercicio del gasto contribuya a desarrollar el crecimiento económico y las capacidades de los ciudadanos, a través de servicios eficientes de educación, salud e infraestructura.

Sostuvo que la fracción albiazul en el Palacio de San Lázaro votó a favor del Presupuesto de Egresos en lo general, con el fin de garantizar estabilidad en el país y enviar un mensaje de certidumbre en el contexto de la volatilidad tras las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

No obstante, dijo, "en lo particular expresamos nuestra inconformidad en distintos temas como la eliminación del presupuesto para el rubro de prevención del delito, disminución en programas de salud, ciencia y tecnología, así como cambio climático".

En contraste, Cortés hizo notar la aprobación de recursos propuestos por legisladores panistas como los 447 millones de pesos en materia de accesibilidad en el transporte público para las personas con discapacidad; 750 millones para infraestructura en fronteras; 263 millones para un fondo de migrantes; 600 millones, para un fondo de saneamiento de las universidades públicas, además de mil 774 millones para el campo.