MULTIMEDIOS DIGITAL
14 de septiembre de 2016 / 10:09 a.m.

MÉXICO.- La Universidad de Queensland descartó tras un experimento que los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 en Iguala, Guerrero, fueran incinerados en un basurero por un cártel, versión que ha sostenido el Gobierno federal en lo que ha llamó “la verdad histórica”.

De acuerdo con el experimento realizado por el director de la investigación, el peruano José Torero, se hubieran necesitado unas 27 toneladas de madera para quemar 43 cuerpos y aún así hubieran quedado restos de materia orgánica.

La revista Science publicó que el perito experto en fuego recreó el incendio en Australia, donde científicos usaron cadáveres de cerdos en lugar de cuerpos humanos y para un único animal de 70 kilos necesitaron 630 kilos de madera.

Una vez que el fuego se consumió aún quedaba el 10 por ciento de la carne del animal.

Torero sostuvo que si el cartel hubiera conseguido las 27 toneladas de madera, las llamas deberían haber dejado marcas en los árboles cercanos, por lo que concluyó que ahí no fueron quemados.

La PGR presentó en enero su conclusión sobre los normalistas de Ayotzinapa, señalando que fueron confundidos con sicarios del grupo Guerreros Unidos en Iguala, asesinados y quemados en el basurero del pueblo vecino de Cocula.

Sin embargo, hace un año, Torero colaboró con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes e indicaron que no había evidencias científicas que confirmaran que los 43 jóvenes fueron quemados en el basurero ya que no se observaron rastros de un incendio masivo.