REUTERS
22 de febrero de 2016 / 08:50 a.m.

México. - Un grupo de expertos internacionales dijo el domingo que la investigación sobre la desaparición de 43 estudiantes en la que colabora a petición del Gobierno mexicano se ha fragmentado, lo que dificulta el acceso a información valiosa, además de que denunciaron que persisten trabas para realizar su trabajo.

El grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo que la oficina de la Procuraduría General de la República encargada de perseguir delitos de delincuencia organizada, la SEIDO, lleva al menos 11 pesquisas paralelas sobre el caso a pesar de que la PGR trasladó en diciembre la investigación de los estudiantes a otra área.

Los expertos dicen que no han sido informados de las investigaciones paralelas, lo que les mantiene al margen de datos relevantes sobre lo ocurrido la noche del 26 de septiembre del 2014, cuando los estudiantes habrían sido secuestrados por policías en Iguala, Guerrero, unos de los estados más violentos del país, quienes a su vez los habrían entregado a grupos criminales.

"Mientras la investigación avanza con las peticiones que hacemos nuestro equipo de investigación, simultáneamente la SEIDO ha abierto otras investigaciones previas diferentes que para nosotros en la práctica nos dejan (en la) imposibilidad de acceder a informaciones relevantes para el caso", dijo Claudia Paz y Paz, miembro del grupo de expertos.

Es el caso de restos óseos recogidos en un lugar denominado La Carnicería, en las inmediaciones del basurero de Cocula -donde la PGR sostiene fueron incinerados los jóvenes-, que no han sido procesados de acuerdo a protocolos acordados y que la SEIDO tiene en custodia.

"Esta parte de la investigación desaparece (del caso) de los desaparecidos y se maneja una averiguación previa diferente, para que se quede en esa unidad (en la SEIDO)", dijo la abogada Ángela Buitrago.

La Procuraduría General de la República dijo más tarde que la investigación no está fragmentada.

"La Oficina de Investigación del Caso Iguala se encarga de la indagatoria de los hechos respectivos, mientras que la SEIDO conoce eventos relacionados con delincuencia organizada y otros delitos de su competencia, sin que ello implique que deje de remitir las declaraciones de inculpados vinculados directamente con el Caso Iguala para su desahogo", dijo en un comunicado.

"La SEIDO tiene la obligación de investigar lo que le autoriza la ley en el marco de su competencia", añadió.

Otro hecho que calificaron como irregularidad los expertos es que el Gobierno no presente nuevas evidencias para mantener en prisión a 22 policías capturados en Iguala y Cocula y presuntamente relacionados con la desaparición de los jóvenes y que podrían salir en libertad por falta de pruebas.

Sobre esto, la PGR dijo que interpuso un recurso de revisión al amparo que permitiría la salida de prisión de los policías "que será resuelto por el Tribunal Colegiado correspondiente.

En septiembre, un informe del grupo de expertos echó por tierra la conclusión oficial de que los jóvenes habían sido incinerados en el basurero de Cocula, aumentando la presión en el gobierno de Enrique Peña para resolver un caso que despertó indignación dentro y fuera del país, pero que sigue abierto.

Los expertos han pedido hablar con los militares que estuvieron presentes la noche de los hechos, cosa que aún siguen esperando.

"Hemos insistido tantas veces desde principios de marzo del año pasado (...) Son privilegiados porque tienen información (los militares) que muy pocos tienen, de ciertos escenarios, de ciertos lugares donde se desarrollaron los hechos", dijo Francisco Cox, uno de los expertos.