MILENIO DIGITAL | RUBÉN MOSSO
21 de octubre de 2015 / 02:39 p.m.

Ciudad de México.- Agustín Flores Apodaca, 'El Bellaco', identificado por el Gobierno Federal como operador del cártel de los Beltrán Leyva, fue extraditado a Estados Unidos.

Flores Apodaca cuenta con una orden de arresto en el Distrito de Columbia y era buscado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) por su presunta responsabilidad en la distribución y transportación de droga hacia ese país.

Funcionarios federales comentaron que 'El Bellaco' era el encargado de las actividades de trasiego de metanfetaminas, mariguana y cocaína en la zona de Guasave y Los Mochis, Sinaloa.

También se le vincula con la importación de cocaína a México proveniente de Colombia, la cual posteriormente entregaba a grupos delictivos que operan en los estados de California, Washington, Utah, Nueva York y Florida.

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR) adscritos a Interpol-México realizaron la recepción, traslado y entrega de Flores Apodaca, en las instalaciones del Aeropuerto Internacional "Benito Juárez" de la Ciudad de México.

Derivado del acuerdo de extradición de 2 de mayo de 2014, El Bellaco fue entregado a elementos del Buró Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) quienes lo pusieron a disposición de las autoridades requirentes, en el vecino país.

Tras su detención el 20 de julio de 2012, Agustín Flores Apodaca declaró que en ese momento encabezaba las actividades de trasiego de metanfetaminas, mariguana y cocaína al servicio de los Beltrán Leyva.

El Bellaco fue capturado por la Policía Federal, quienes lo encontraron en posesión de un fusil de asalto calibre 7.62x39mm conocido como "Cuerno de Chivo"; cartuchos útiles, una granada de fragmentación, un chaleco táctico, una memoria USB, nueve tarjetas SIM, una tarjeta SIM recortada, cuatro memorias Micro SD y una camioneta marca GMC Sierra, color negro, modelo 2010, con placas de circulación UB04349 del estado de Sinaloa, la cual cuenta con blindaje.

El intercambio de información entre la Policía Federal y las agencias estadunidenses permitió la ubicación del presunto narcotraficante.