MILENIO DIGITAL
27 de agosto de 2016 / 12:34 p.m.

OAXACA.- La educación llegó a Oaxaca de nuevo... pero no a través de maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), ni en las aulas, sino en casas particulares de colonias populares y a través de un televisor.

El canal 9 de Oaxaca, que es de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, ha servido desde hace cinco días para enseñar a los alumnos de preescolar y primaria temas básicos de español y matemáticas.

El titular del Ieepo, Germán Cervantes, dijo que 85 por ciento de los estudiantes que no reciben clases por el paro de la CNTE tiene acceso a un televisor y a la señal.

Los niños que acuden a una de las casas donde se coloca el televisor dicen que lo hacen para no retrasarse en los estudios, “porque los maestros no quieren darles clases”.

Sus expresiones son de sentimientos encontrados: hay quienes están enojados con sus profesores porque los abandonaron y otros por la incomodidad que les genera recibir sus clases fuera de sus planteles; sin embargo, los alumnos se muestran optimistas; sus anhelos son más grandes que sus problemas, ya que sueñan con concluir sus estudios y convertirse en abogados, doctores, arquitectos, bomberos y hasta maestros.

Abigaíl, de 8 años, rompió el llanto para exigir a sus maestros que regresen a clases, porque ella quiere ser maestra de preescolar, pero poner el ejemplo y no faltar.

Mientras tanto una menor de 6 años, de nombre Cristal, aseguró que ellos pueden aprender de muchas maneras, pero la mejor es que les enseñen sus profesores en sus salones de clase.

Aseguró que ver la televisión y recibir instrucciones de la gente de la pantalla es bueno, pero como ella quiere ser veterinaria lo mejor es que le respondan sus dudas, lo cual no se puede hacer a través de un televisor.

Visiblemente triste, suplicó a sus profesores que regresen a darles clases: “Porque después de mis papás, mis maestros son mi ejemplo”.

Sergio, un niño de 10 años, mostró un semblante sereno, pero con palabras firmes y entendible, mandó un mensaje a los profesores de su escuela para que no lo abandonen, sobre a todo a él, porque sus padres son analfabetas y sabe que “el futuro de mi familia depende de mí”.

A su vez, el padre de familia Isaías Hernández dijo que los niños necesitan acudir a las clases extramuros, prácticamente, clandestinas, porque los de la CNTE los intimidan y amenazan.

“Es cierto que los padres somos un apoyo, pero no con la misma capacidad que un maestro que no tenemos a la mano, todo el material, todo el recurso necesario para poderles enseñar; nosotros podemos mostrarles lo básico, lo que nosotros aprendimos también en la escuela, pero ellos hasta el momento tienen más actualización, tienen un poquito de más conocimiento para poder enseñarles. Entonces ahí es donde nos está afectando, nos están atrasando más a los niños; si de por sí llegan atrasados, ahora un poco más.

“La desventaja es que si los niños tienen dudas, a quién van a recurrir”, dijo.

Por su parte Claudia Rodríguez vocera de la Coordinadora General de Padres de Familia, señaló que este viernes se vencían los cinco días hábiles para conocer la resolución del amparo que promovieron mil padres de familia de 360 escuelas de Oaxaca ante un juzgado de distrito para lograr que el estado mexicano garantice la educación de la niñez.

Dijo que padres de familia ya se han trasladado a los juzgados en espera de ganar el amparo de la justicia federal contra el paro laboral de la CNTE.