MILENIO DIGITAL
21 de octubre de 2016 / 11:11 a.m.

VERACRUZ.- Antes de que se convirtiera en uno de los personajes más buscados por la justicia en México, Javier Duarte pasó varios fines de semana en la hacienda El Faunito.

El lugar era una de sus casas de descanso predilectas, ya que está en la zona donde el todavía priista creció. El predio se localiza en el municipio de Fortín de las Flores, conurbado al de Córdoba, donde Duarte pasó su infancia y por el cual obtuvo una diputación, su primer cargo de elección popular.

Es justo en Córdoba donde Duarte tiene su residencia oficial, pero “estaba más tiempo en El Faunito”, declararon dos hombres apostados en la parte trasera del palacio municipal de Fortín, el cual permanece invadido desde hace dos semanas por un grupo de inconformes con el cobro de agua.

Sin embargo, a decir de las autoridades locales, el hecho de que Duarte pasara en la hacienda algunos de sus fines de semana no ayudó a que mejoraran las condiciones de vida en el municipio.

“Desgraciadamente no nos ayudó... con el señor gobernador Javier Duarte fue siempre una relación de trabajo, respetuosa. No hubo una relación mayor, ni de amistad, ni de negocios o alguna otra cuestión, simplemente fue por mi obligación y la que él tenía como gobernador del estado con los municipios”, enfatizó Armel Cid de León, alcalde de Fortín de las Flores.

El camino deteriorado de la carretera, donde se encuentra la hacienda, confirmó lo dicho por el presidente municipal, tal vez porque —aseguran los pobladores— el gobernador con licencia llegaba con su familia en helicóptero.

Las imágenes tomadas por un dron muestran que en El Faunito, además de un helipuerto, tiene aproximadamente dos hectáreas de extensión, 25 cuartos, una alberca, un río y, sobre todo, una vista estupenda a la barranca de Metlac. Hay quienes cuentan que también tiene una biblioteca subterránea.