28 de octubre de 2014 / 08:22 p.m.

Cocula, Guerrero.- Peritos y forenses de la Procuraduría General de la República trabajan en el tiradero municipal de Cocula, Guerrero, donde ayer fue hallada una fosa clandestina.

Se trata de un cráter de aproximadamente 10 metros de profundidad, en cuyo fondo trabajan peritos y forenses en medio de basura. Parte del pasto alrededor de la fosa está carbonizado.

Miembros de la Marina vigilan la zona mientras los forenses han comenzado a colocar banderines rojos con los cuales marcan la ubicación de sus hallazgos. Al menos una veintena de banderines rojos fueron colocados en el fondo del tiradero municipal. Estos hallazgos no son necesariamente restos humanos.

MILENIO tuvo acceso a la fosa que estuvo bajo monitoreo constante por parte de drones de la Marina. Perros entrenados rastrean la zona, rodeada por riscos escarpados y denso follaje.

Para poder descender al fondo del cráter, es necesario utilizar cuerdas debido a la inclinación.

La llegada de agentes federales, personal castrense y peritos a ese lugar derivó de las declaraciones que realizaron integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos detenidos ayer; los sospechosos "operaron la desaparición" de los 43 normalistas de Ayotzinapa tras los sucesos de violencia registrados en Iguala la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de este año.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, anunció la detención de cuatro integrantes de la organización delictiva, dos de los cuales, dijo, son autores materiales de haber "recibido un amplio grupo de personas".

Indicó que a raíz de las declaraciones de estos delincuentes, las fuerzas federales se trasladaron (a Cocula), junto con los peritos para buscar evidencias y corroborar los dichos de los sospechosos.

 

FOTO: Reuters

VÍCTOR HUGO MICHEL/ MILENIO DIGITAL