5 de junio de 2014 / 09:51 p.m.

Durango.- Agustín Villa, uno de los 300 descendientes de Francisco Villa, caudillo y líder de la División del Norte, afirmó que desde hace unos años el personaje es más conocido a nivel internacional.

Agustín estuvo presente hoy en los actos cívicos en los que se rindió homenaje al caudillo revolucionario, por la conmemoración del 136 aniversario de su natalicio.

"Era un ritual del PRI ir a La Coyotada, por lo menos una vez durante el sexenio para rendir honores a Francisco Villa, desde 1994 no existe esto", señaló Agustín Villa.

Indicó que Durango ha rescatado la figura revolucionaria, luego de que hace un año abrió el Museo Nacional Francisco Villa, uno de los más modernos a nivel nacional y ahora su figura se plasma en los próximos festejos de la Feria Nacional.

Asimismo, indicó que aún falta recuperar el lugar en donde nació su abuelo, en La Coyotada, San Juan del Río, y darle la importancia que merece el hombre que luchó por una causa.

"Creo que los duranguenses traen a Francisco Villa tatuado, lo traen en la sangre, si Villa viviera no existiría el narcotráfico", expuso.

Manifestó que se está reinventando la imagen de la figura de Villa, ya que los historiadores y cronistas han hilado parte de la vida del general Villa, aunque a su juicio todavía no tiene lo que merece, pero indicó que por lo menos el lugar donde nació se encuentra limpio.

"No quiero hablar de envidias, pero la casa del general Zapata está en mejores condiciones, no le corresponde al gobierno de Durango, sino al federal tener los recursos para poder rescatarlo y preservarlo", dijo.

Manifestó que el general tuvo 40 hijos, porque fue muy cauto al procrear un hijo con cada esposa y en algunos casos dos, pero se estima que hay alrededor de 300 nietos vivos y son los que se mantienen en comunicación.

FOTO: Especial

NOTIMEX