22 de septiembre de 2014 / 01:16 p.m.

Tampico.- En octubre inician operaciones dos estaciones de compresión del Sistema Nacional de Gasoductos (SNG) con una capacidad de más de 80,000 HP, las cuales fueron construidas en Altamira y Soto la Marina; esta última una de las más grandes del país.

Como parte de las primeras acciones aplicables con la reforma energética, a través de Oil & Gas Magazine, Alejandro Martínez Sibaja, director de Pemex Gas y Petroquímica Básica, enfatizó que con ello, se reducirán las alertas criticas, de las cuales recordó que desde septiembre de 2013 no se han vuelto a presentar, tras convirtirse en lo más urgente a resolver en el SNG.

"Hemos venido trabajando en un plan de acción que comenzará a dar frutos a partir de octubre o noviembre de este año; primero mencionar que las Estaciones de Compresión de Altamira y Soto la Marina entrarán en operación en octubre del año en curso".

Cabe recordar que Pemex en 2012 aprobó una estrategia integral que contempla tanto acciones comerciales como inversiones en el corto, mediano y largo plazo. En plazo inmediato, las importaciones de gas licuado que se dieron a partir del año pasado; y las de mediano y largo plazos, expandir la capacidad de transporte de gas natural importado y robustecer al SNG, donde se involucran Soto la Marina y Altamira.

"Ya estamos trabajando en diferentes aspectos; en todo lo que es el tema de nuestra relación con el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Conegas) y al mismo tiempo vemos hacia el futuro en donde tendremos que modificar nuestros esquemas de comercialización y desarrollo de negocios", agregó Martínez Sibaja.

En el tema de la apertura a la inversión privada tras la promulgación de la reforma energética, comentó que la participación de Pemex Gas y Petroquímica Básica está en un mercado abierto desde hace más de una década, con ello, considerando a la subsidiaria preparada para contender, en determinado momento, en un entorno más competitivo al contar con gente capacitada.

De acuerdo con Pemex, en los últimos 10 años la demanda nacional de Gas Natural en México creció a una tasa del 5.7 por ciento. En la región centro-occidente del país, la tasa fue de 5.9 por ciento CARG, por sus siglas en inglés.

Sin embargo, para que lo anterior se dé, afirmó que requiere de la puesta en operaciones de la primera de dos fases del proyecto Los Ramones, la cual, deberá concluir su etapa de construcción en diciembre próximo.

"El gasoducto Ramones está en dos fases, la primera la tenemos que terminar para diciembre de este año, esta primera fase implica llegar con un gasoducto de 48 pulgadas hasta Ramones con una capacidad de mil millones de pies cúbicos que serán incorporados al Sistema Nacional de Gas, con esto prácticamente eliminaremos todo el tema de las alertas criticas".

Detalló que el siguiente paso es la segunda fase de Ramones que va de Ramones hasta Guanajuato, con el cual se adicionarán 1,300 millones de pies cúbicos.

"La importancia de Ramones es por la ruta en que se trazó, previendo beneficiar las industrias que se tienen hasta el occidente del país, con un suministro confiable de gas. Hay una serie de ciudades y parques industriales que quedan a 50 kilómetros de Ramones por lo tanto significa un gran paso en el desarrollo de esta industria del gas natural y por lo tanto hacer más eficiente y barata la industrial".

Finalmente desmintió que el precio del gas tenga una baja, pues especificó que tendrá que bajar será el precio del energético, luego de que se sustituirá el combustóleo por más gas natural.

"El precio del gas natural es un marcado que encontramos en handicraft. El precio del gas natural no baja, el precio que encontramos en el sur de Texas es de 5 o 6 dólares, lo que va a bajar es el precio del energético porque habrá una sustitución de combustóleo por gas natural, de combustóleo que cuesta 17 dólares, entonces va a bajar el precio del energético, no del gas", concluyó.

FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL/JOSÉ FRANCISCO SOTO