MILENIO DIGITAL | MIRIAM CASTILLO
25 de agosto de 2015 / 08:34 a.m.

México.- El nuevo presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones, integrará en su equipo de trabajo a personas cercanas a Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y a Luis Videgaray, titular de Hacienda, las cuales se incorporarán al equipo que ocupará las oficinas de Buenavista en un afán de incluir todos los puntos de vista al interior del partido.

También se prevé, como lo ha expresado el líder priista en varios de sus discursos, una mayor cercanía con el gobierno federal.

El sonorense trabajará con buena parte de su equipo de confianza, integrará a perfiles que no pertenecen a su corriente para poder tener incluidos todos los puntos de vista que conforman el tricolor.

Como parte de la inclusión se prevé que perfiles de ex gobernadores sean los que se integren a la operación y ejecución de las campañas para los estados en 2016, donde se competirá por 12 gubernaturas y una elección intermedia, para que puedan fungir como enlaces y delegados del partido.

Nombres como Ulises Ruiz, Francisco Labastida y Melquiades Morales, ex gobernador de Puebla, se barajan entre quienes pudieran operar algunas elecciones en los estados que se disputan para 2016.

También como parte del replanteamiento del PRI, el tricolor tendrá una reingeniería en su conformación para tener mayor contacto con las universidades, los grupos de jóvenes y para tener un vínculo directo con el gobierno federal.

La dirigencia del PRI encabezada por Manlio Fabio Beltrones integrará al menos dos esquemas nuevos en el partido para que se tenga una interlocución directa con las universidades y centros académicos, con el fin de tener una cercanía más grande con este sector.

Uno de los retos que se dibujaron de manera más clara es recuperar los gobiernos que se perdieron en coalición por una división en el partido que no permitió postular al perfil idóneo.

El ejemplo más claro fue el caso de Sinaloa, donde a pesar de que Mario López Valdéz contaba con la militancia priista, las pugnas lo llevaron a competir por una candidatura de coalición.