MILENIO DIGITAL
12 de mayo de 2017 / 04:03 p.m.

MÉXICO.- El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) trabajarán juntos en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con el fin de proteger los intereses de México.

En su participación en la reunión del Consejo Nacional del CCE, el canciller dijo que "el gobierno y empresarios trabajarán unidos en la renegociación del TLCAN".

Videgaray dijo que la ratificación de Robert Lighthizer como representante comercial de Estados Unidos, es una buena noticia porque permite acercar el proceso de renegociación del TLCAN.

“La buena noticia es que ya hay un representante comercial, una de las razones procedimentales por la cual la negociación no ha podido empezar es porque no habían nombrado un representante comercial, es una buena noticia que el proceso esté cerca de empezar, lo que nos alienta es que es un paso más para poder empezar”, dijo.

A la pregunta sobre si preocupa que el perfil del nuevo representante comercial sea el de un negociador duro, el canciller indicó que los negociadores mexicanos están preparados para entablar el diálogo.

“México está preparado, está preparado, para entrar en una negociación seria, real, tenemos expertos de los mejores del mundo en la Secretaría de Economía”, puntualizó.

Indicó que la próxima semana viajará a Estados Unidos junto con el secretario de Economía para reunirse con sus pares estadunidenses.

El presidente del CEE, Juan Pablo Castañón, indicó que el sector privado también está preparado para fungir como asesor del gobierno federal, en el llamado “cuarto de junto”, en el proceso de renegociación.

Agregó que no esperan que ningún sector económico sea moneda de cambio en las renegociación y que se pueda mantener un acuerdo libre de aranceles.

El miércoles, el gobierno mexicano envió un documento al Departamento de Comercio de Estados Unidos para advertir sobre los riesgos de terminar el TLCAN, al asegurar que podría perjudicar a ambas naciones, dañar a las exportaciones y a los consumidores estadunidenses y poner en riesgo puestos de trabajo en ese país.