MILENIO DIGITAL 
19 de noviembre de 2017 / 09:07 a.m.

MÉXICO.- Las tres mujeres a las que se les relacionó con la banda de Las Goteras VIP, así como su presunto cómplice, quedaron en libertad debido a que la Procuraduría capitalina no presentó cargos ante el juez de control por los robos cometidos en las residencias de sus víctimas.

Funcionarios de la institución dijeron que a tres solo se les imputaron cargos por el delito contra la salud en su modalidad de narcomenudeoposesión simple, y a otra mujer por cohecho.

Debido a que los delitos que se les imputaron no son considerados graves, el juez determinó decretarles su libertad; en dos casos les impuso medidas cautelares que deberán cumplir si quieren permanecer fuera de la cárcel.

La Policía de Investigación (PI) dio a conocer esta semana la captura de las cuatro personas y sostuvo que las tres mujeres contactaban por redes sociales a hombres, a quienes drogaban con gotas oftálmicas para robar sus pertenencias.

Estaban relacionadas en cuatro denuncias, sin embargo, el Ministerio Público no judicializó los casos.

Este sábado se llevó a cabo la audiencia inicial contra Carlos “N”, Tabata “N” y Lucía “N” por posesión de droga simple, mientras que a Melisa “N” se le imputó el delito de cohecho.

El juez de control calificó de legal las detenciones de los involucrados en la carpeta judicial 002/0118/2017-0.

Todos obtuvieron su libertad porque se trata de un delito no grave en el que la penalidad no rebasa los cinco años de prisión y ningún tiene antecedentes.

Lucía y Tabata solicitaron la duplicidad del término constitucional y será hasta el 22 de noviembre cuando el juez defina su situación jurídica por el delito de narcomenudeo.

Carlos, de 19 años, fue vinculado a proceso por ese mismo ilícito; como medida cautelar deberá presentarse cada 15 días ante la Unidad de Medidas Cautelares y Suspensión Provisional del Proceso, así como residir en un lugar determinado.

Melisa, a quien se le acusó de cohecho debido a que supuestamente ofreció dinero a policías para que los dejaran libres, se le impuso como medida acudir cada dos meses ante dicha unidad, residir en un lugar determinado y acreditar que cuenta con trabajo fijo.

El jueves, el procurador capitalino Edmundo Garrido señaló que había pruebas contra las mujeres y el joven en cuatro casos en los que narcotizaron a sus víctimas para robarles.

LA OLA VIOLENTA

La violencia del crimen organizado en Tijuana dejó 11 personas asesinadas en 12 horas, durante una jornada en la que autoridades de cinco estados reportaron al menos 26 homicidios.

De acuerdo con los primeros reportes policiacos en Baja California, entre las víctimas hubo tres calcinados, dos de los cuales fueron localizados al interior de la cajuela de un auto abandonado en la carretera Tijuana-Tecate.

Además, seis murieron baleados, tres de ellos eran jóvenes que estaban reunidos en la calle Tehuacán, de la colonia Francisco Villa.
Los reportes indicaron del hallazgo de un cuerpo en la colonia El Florido y otro en la localidad de Llamas Amaya.

En el Estado de México fueron reportados dos homicidios. Por la noche del viernes, sujetos armados asesinaron a un hombre a bordo de un automóvil Tsuru blanco, en la calle Tepexicasco, de la colonia Hank González, en Ecatepec.

Mientras en Naucalpan, policías localizaron el cadáver de un sujeto, que tenía el tiro de gracia, en la avenida Colosio, de la colonia Lomas de San Agustín.

La policía de Guanajuato reportó dos ataques a tiros en Irapuato, los cuales dejaron cinco muertos. En la avenida Casimiro Liceaga, de la colonia La Moderna, un grupo de pistoleros disparó desde un auto en movimiento y ultimó a una pareja que iba en una camioneta. En este hecho falleció también el conductor de otro vehículo que al parecer no tenía relación con los hechos.

En Chihuahua hubo cinco homicidios y en Guerrero, tres.

ilp