MILENIO DIGITAL/IGNACIO ALZAGA Y RUBÉN MOSSO
13 de mayo de 2015 / 10:00 a.m.

México.- El cártel de Jalisco Nueva Generación entró a la disputa por el control de las rutas y redes de tráfico de droga en el Estado de México con cinco "cárteles" y organizaciones emergentes que operan en ese territorio, de acuerdo con reportes federales y estatales.

Funcionarios del gabinete de seguridad nacional informaron que esta situación ha convertido algunas zonas de la entidad en un "campo de batalla" entre miembros del que es considerado el grupo criminal más peligroso en México y los autodenominados Cártel del Estado, La Empresa, Nueva Empresa, Guerreros Unidos y La Familia Michoacana.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el Estado de México los delitos federales aumentaron 35 por ciento entre 2012 y 2014; pasaron de 8 mil 822 a 12 mil 213.

Manifestaron que en menos de cuatro años ha habido una "recomposición" en el mapa del narcotráfico en esa entidad, derivada de escisiones, pugnas y del combate del gobierno de la República en dos administraciones.

Según un informe de la Policía Federal elaborado en 2011, las organizaciones que peleaban en la entidad eran La Familia Michoacana, Los Zetas, Los Pelones, El Cártel del Pacífico Sur y el grupo de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie.

'Guerra' en Edomex es disputada por 5 cárteles

En el reporte señaló que entre enero y marzo de 2015 han sido desarticuladas 29 células de cinco grupos y detenidos 65 presuntos criminales, 74 por ciento de los cuales pertenecen a la estructura de La Familia.

La información difundida por el gobierno mexiquense no incluyó a los integrantes del cártel de Jalisco Nueva Generación, aunque funcionarios federales aseguraron que se expandieron al Estado de México y que son parte de la oleada de violencia en regiones de la entidad.

Inclusive en abril de 2015, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló que el cártel que presuntamente dirige Nemesio Oseguera, El Mencho, junto con sus aliados Los Cuinis operan en el Estado de México.

En un informe advirtió que "gran parte de su expansión ha impactado a los cárteles rivales, mediante la eliminación de su territorio y cuota de mercado, lo que ha dado lugar a enfrentamientos violentos".