5 de noviembre de 2014 / 03:22 p.m.

México.- El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega dijo que con la detención de José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, pasó “la peor parte” desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

-¿Con Abarca detenido y cantando como se dice en el argot policiaco cree que vienen tiempos de inestabilidad política?

-Yo creo que la parte más fuerte ya pasó.

-¿Ya pasó lo peor?

-Creo que sí, creo que estamos generando una fuerte interlocución con todos los actores sociales el gobierno está abierto al diálogo y siempre en búsqueda de la paz y la seguridad en el estado.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, para Primero Noticias, dijo que “con la captura de Abarca nos da certidumbre, nos permite creer. Esto nos puede dar más luz sobre los escenarios que hemos construido para la localización de los estudiantes”.

-¿Las declaraciones de Abarca va a salpicar a muchos políticos?

- Si y así fuera, para eso está la procuración de la justicia para investigar a fondo.

-¿Usted ha encontrado algo?

-No, no me corresponde a mí.

-¿Podría hacer auditoria?

-Ya la estoy haciendo, sino lo hiciera omiso y hasta cómplice.

El gobernador señaló que existe la convicción del Estado para encontrar con vida a los 43 normalistas desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre.

“Nosotros confiamos en la federación, he dicho que sin su apoyo no podremos sacar adelante al estado y por eso hemos pedido el apoyo para la localización de los normalistas”.

Agregó que estos 10 días al frente del gobierno se ha abocado a buscar los perfiles ciudadanos para integrar su gabinete.

 “Se han acercado a mi jóvenes egresados que me han dicho que el grupo siguió la ruta de que los vieron en Telolopan, en Coetzalan y que de ahí se dividieron.  Tenemos la idea que se mueven, es una esperanza”.

Ayer en la madrugada, José Luis Abarca, su esposa María de los Ángeles Pineda y Noemí Berumen Rodríguez, amiga de su hija, fueron detenidos en la delegación Iztapalapa, tras un operativo encabezado por la Policía Federal.

Abarca y Pineda fueron puestos a disposición de la SEIDO, donde se les practicaron los exámenes médicos correspondientes y desde ayer rinden su declaración ante el Ministerio Público de la Federación.

 

FOTO: Milenio Digital

MILENIO DIGITAL