MLENIO DIGITAL
28 de octubre de 2016 / 10:41 a.m.

ACAPULCO.- Francisco Orihuela Ramírez, de 15 años, tiene la habilidad de poder ofrecer empanadas a sus clientes hasta en diez idiomas... inglés, francés y alemán, entre otros.

Es delgado, ojos grandes, piel morena clara, reconoce que no estaba preparado para ese vuelco que le dio la fama, le llegó muy pronto; además le gusta la música, toca la guitarra, prepara las empanadas y a veces flanes y es un ávido lector.

Con una sonrisa oferta a sus clientes las empanadas hasta en nueve idiomas y en seguida pronuncia en inglés, francés, italiano, holandés, alemán, ruso, portugués, árabe, hebreo y además en español.

"Lo que a usted le hizo falta fue una botanita, unas empanadas no le parecería una muy buena adquisición el día de hoy, tengo de jamón con queso, queso con jamón, y tiburón dietético. La salsa y las servilleta son sin costo adicional para que se anime qué dice", ofrece su producto.

Diariamente camina sobre la franja de arena en la bahía de Santa Lucía y sus jornadas de trabajo varían. Además aclara que tiene un día de descanso y diversión con los integrantes de su familia, cuenta.

Tiene dos años de vivir en Acapulco, se siente bien acoplado y dice "es muy padre vivir aquí, estoy viendo todo el mar. Es una vida muy tranquila, ves el mar, ves lo que te gusta, me gusta leer, ahorita estoy leyendo un libre de Napoleón Gil que se llama "Piense y hágase rico".

A los tres años de edad, cuando estaba en el kínder ganó la olimpiada del conocimiento en el Distrito Federal, y ofreció una conferencia sobre danza y música prehispánica, vestido como emperador azteca, cuenta la señora Ramírez, madre de Francisco, y pide no desviar la entrevista.

"En la primaria siempre estuvo becado, pero no lo podían tener quieto, dijo una maestra que él (Francisco) se sabía todo, que lo pasaran a segundo y al hacerle el examen dijeron es que él no podrá pasar ni a tercero tendría que estar en cuarto año.

"Agradecidos con el director (de la escuela) que nos dijo que mi hijo debería seguir con su desarrollo normal, que no lo adelantáramos, pero llegó el momento en que él con tantos libros y sus cosas por eso él estudia en casa porque no encuentra el nivel en las escuelas", contó.

Hace una semana, un video en la red social de Facebook y YouTube, se convirtió en viral por la venta de empanadas y se volvió una sensación porque atrajo la mirada de Arturo Elías Ayub, director de Alianza Estratégica y Contenidos de American Móvil, de Jürgen Klaric un conferencista especializado en neuro marketing y neuro innovación y apenas el miércoles de la empresa Sony.

-¿Que se siente ser tan famoso en redes sociales, en televisión te busca gente muy importante?

-Se siente bien padre que a toda la gente le guste lo que hago, porque a mí me encanta lo que hago, me siento muy cómodo con lo que hago, dice sin ambages, en la puerta de su casa.

-¿Cuéntame, platícanos como fue tu infancia?

-Desde niño siempre me ha gustado el rollo bisne-vender, de niño me acuerdo que cuando iba a la primaria me llevaba muchos dulces y los vendía en la escuela y ahora es lo que hago.

-Nos dicen que vendes empanadas, a veces flanes como sale esta facilidad para vender cómo las ofreces?

-Yo veo al cliente y depende de cómo lo vea, me acerco muy impactante para que la gente voltee a ver, y una vez que logre captar su atención empiezo a hacer mi speach, varía mucho a cada cliente.

-Si me vieras que producto me ofrecerías, que me dirías?

-Le diría que lo que a usted le hace falta es probar una empanada que se encuentre exactamente a la atura de su paladar y que usted sabría apreciar muy bien la calidad de la misma y que podría ceder el beneficio de la duda y poder degustar una empanada para posteriormente dar una crítica constructiva si es que la hay, expone.

-¿Y si fuera un flan?


-Le diría que posiblemente ya comió, pero que es su día de suerte, porque yo le traigo un postre muy convincente que por el momento ya se siente lleno, pero le va ayudar a sentirse satisfecho y que por eso llegue yo con mi flan, propone.

-¿Cómo aprendiste esta facilidad para comunicarte?

-Me nace, me gusta hacerlo, me gusta ver que la gente tiene una respuesta positiva a mi speach, me divierte y obviamente lo voy pensando, voy intentando hacer algo diferente a lo que hacen los demás. Divertirme a final de cuentas

-¿Sales a trabajar y a divertirte?

-Hay que ver el trabajo no como una carga, sino como algo divertido hacerlo parte como de tu rutina para que sea algo fácil.

-¿Qué piensas de que te busca gente como Arturo Elías Ayub, mercadologos importantes en los Estados Unidos, la empresa Sony.

-Me siento muy orgulloso de mí mismo y muy satisfecho con la atención que me ponen mis padres, por cierto muchas gracias al señor Elías Ayub por sus palabras, por cierto le vendí cinco empanadas. Le pidió cinco empanadas a mi mamá, imagínese que tan buenas están, presume.

-¿Cómo es un día para ti?


-Empiezo en el Gran Hotel, camino hasta el (hotel) Calinda y voy dando vueltas hasta que termine, y cuando finalizó la jornada me regreso a casa. Empleo varía horas, dependiendo de cuantas ganas le eche en el trabajo, refiere.

-¿Te interesaría ir con Arturo Elías Ayub o con alguna otra persona para seguir estudiando

-Me interesaría mucho conocerlos y sería buena idea, aceptamos inversionistas; y les diría que muchas gracias por valorar lo que hago y las palabras que decía y la demás gente que me está buscando. Muchas gracias por reconocer el esfuerzo que hace esta familia, somos dos padres y ocho hermanos. Soy el quinto de la familia, señaló.