VÍCTOR HUGO MICHEL
16 de marzo de 2015 / 07:02 a.m.

MONTERREY.- A casi seis meses de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y tras ser blanco de fuertes críticas en el Comité de Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, el gobierno federal responderá con la creación de un zar con amplios poderes para la búsqueda de miles de desaparecidos a escala nacional y una nueva ley de mano dura, con penas de casi 50 años de prisión para sicario, policía, militar o servidor público que desaparezca a una persona.

Las penas y la creación de un mando único en materia de búsqueda están incluidas en el borrador de la nueva Ley General de Personas Desaparecidas, del cual este medio posee una copia. Entre otros puntos, la legislación aborda temas como colaboración de ciudadanos en las investigaciones, castigo a la obstrucción de pesquisas, creación de bancos de datos genéticos de cadáveres a nivel federal y estatal, severidad de penas, reparación de daños a las familias de las víctimas, derecho a la verdad y destino de bebés de personas desaparecidas.

Los detalles finales de la iniciativa están siendo afinados por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). En las próximas semanas la propuesta será presentada ante el Congreso de la Unión con miras a que sea aprobada antes de que termine el año, adelantó Julio Hernández Barros, comisionado ejecutivo de Atención a Víctimas del gobierno de la República.

"Una de las obligaciones que emitió el Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU al Estado mexicano fue la creación de una ley general de personas desaparecidas y en la Comisión Ejecutiva prácticamente en tiempo real aceptamos las recomendaciones. Ofrecimos cumplirlas y en eso estamos trabajando", dijo.

El comisionado explicó que el nuevo zar, que probablemente formará parte de la PGR, tendrá el poder de articular bajo un mando único las labores de localización de desaparecidos a escalas federal, estatal y municipal, eliminando trabas burocráticas y duplicidades. Encabezará una unidad con presupuesto y personal propios, dotada de tecnología de punta y con la facultad de girar órdenes a funcionarios de otros estados sin importar jurisdicciones. La idea es concentrar esfuerzos en donde ahora existe una frustrante atomización de recursos dada la naturaleza fragmentada del sistema federal mexicano.

"Nosotros hemos notado que la (actual) unidad de búsqueda de la PGR atiende solo a 600 de las 22 mil personas que se reportan desaparecidas y que algunos estados, salvo Coahuila, y Nuevo León, no están haciendo una búsqueda real de personas desaparecidas", detalló Hernández Barros. 

"Las autoridades estatales se echan una a otra la bolita y realmente no buscan a las personas desaparecidas, de manera que hay que crear este mando único con toda la fuerza del Estado, dotado de todos los recursos económicos materiales y humanos, y sobre todo tecnología de punta de última generación que permita unificar la búsqueda de las personas".

Un ejemplo sirve para detallar la problemática que busca subsanar la nueva figura de mando único para localización de desaparecidos: un habitante de la ciudad de México viaja rumbo a Monterrey y desaparece en la ruta. ¿A quién corresponde la investigación? ¿Es federal o le compete a cualquiera de los 4 estados y 30 municipios que cruzó? Bajo la configuración actual, muchas veces los casos caen entre los engranajes de jurisdicciones diferentes.