REDACCIÓN
3 de julio de 2016 / 09:36 a.m.

México.- Al menos 19 homicidios violentos fueron reportados por autoridades de cinco estados, seis de los cuales ocurrieron en Veracruz, así como el del líder del Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio, Similares y Conexos de la República Mexicana (Sitatyr), Juan Antonio Briseño, que tuvo lugar en Guanajuato.

Además, fueron hallados cuatro cuerpos calcinados en Ciudad Juárez, Chihuahua, así como tres cadáveres desnudos, amarrados y con el tiro de gracia en Atizapán, Estado de México.

En Veracruz, la fiscalía regional de la zona norte Tuxpan dio a conocer que investiga el hallazgo de seis cuerpos localizados en parajes cercanos a Tecolutla.

Cinco cadáveres fueron abandonados en un predio ubicado en la comunidad Ojite, del municipio de Gutiérrez Zamora.

Otro más fue encontrado en el interior de un rancho localizado a la orilla de la carretera que conduce a Tecolutla.

La fiscalía de distrito inició las respectivas carpetas de investigación y desplegó a un grupo de peritos y policías ministeriales que realizarán las indagatorias hasta para establecer el móvil de los crímenes y dar con los responsables.

En Chihuahua hubo seis homicidios violentos, cuatro de los cuales fueron calcinados en Ciudad Juárez.

La fiscalía estatal reportó que minutos antes de las 6 de la mañana vecinos de la comunidad El Viejo Sauzal localizaron una camioneta de modelo antiguo, abandonada en una finca, en cuya caja ardían cuerpos.

En Michoacán, el ataque a un bar en el municipio de Jacona dejó un saldo de un muerto y cuatro heridos.

ASESINAN A JEFE SINDICAL

Dos hombres, vestidos con ropa negra y gorras, irrumpieron en la casa de Juan Antonio Briseño, dirigente de la Sección 5 del Sitatyr, en la colonia Valle de Señora, en León.

Con base en los primeros reportes, presuntamente los sujetos entraron a robar, pero Juan los escuchó, forcejeó con uno de ellos y recibió dos balazos.

Los delincuentes huyeron y solo sustrajeron un par de teléfonos celulares; minutos después Briseño fue trasladado en una patrulla de la policía municipal a la clínica T-1 del IMSS, donde murió cuando era sometido a una cirugía.

Juan se desempeñó durante 24 años como secretario de la Sección 5 del Sitatyr.