ROGELIO AGUSTÍN / JAVIER TRUJILLO
23 de noviembre de 2016 / 10:40 a.m.

GUARRERO.- Elementos del Ejército Mexicano y de la Policía del Guerrero descubrieron una fosa clandestina cuando rescataban a una persona secuestrada en el municipio de Zitlala.

Según informó el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Alvarez Heredia, elementos de la Base de Operaciones Mixtas de Chilapa fueron desplegados a partir de una denuncia ciudadana que realizaron varias personas de manera anónima en las cuales se refirió que en el punto conocido como "Cerro Boludo" estaban varias personas privadas de la libertad.

El lugar está cerca de la comunidad de Pochahuixco, ahí los elementos descubrieron un campamento utilizado por un grupo delincuencial, de donde liberaron a un hombre que estaba secuestrado desde hacía varios días.

Ahí, se encontraron varios sitios que fueron utilizados como fosas clandestinas, de las cuales se rescataron siete cuerpos hasta la noche de este martes, informó el funcionario.

Militares y policías también encontraron una hielera con restos humanos, tres vehículos –una camioneta Suburban, un Tsuru y una moto marca Italika– , tres cargadores para arma AK-47, uno para AR-15.

Se indicó que este miércoles continuarán las diligencias a cargo de peritos del área de criminalística de la Fiscalía General del Estado (FGE) junto con y personal del Servicio Médico Forense (Semefo).

Todos los cuerpos fueron trasladados al Semefo de Chilpancingo para la necropsia de ley.

El vocero del GCG señaló que este miércoles podrían recuperarse más cadáveres, pues las corporaciones que forman parte de la BOM sostienen que en el lugar hay más fosas clandestinas.

En otros hechos, entre las comunidades de El Ticuí y Boca de Arroyo, en el municipio de Atoyac de Álvarez, fue localizada otra fosa clandestina con restos de una persona.

De acuerdo con el reporte de autoridades ministeriales, se encontró el cuerpo de una persona y se advierte que podría haber más mientras continúan las excavaciones.

Los reportes iniciales indicaron que muy cerca de un vivero, a un costado del río de esa localidad, hombres del campo encontraron restos humanos y tras el hallazgo reportaron a las autoridades.

En seguida se desplazaron efectivos militares, de la Policía Estatal Preventiva y Municipal quienes recorrieron la zona y encontraron indicios, por lo que reportaron al Ministerio Público para llevar a cabo la exhumación.

Por lo anterior se desplegó un operativo para resguardar la zona y permitir que se realicen los trabajos de exhumación y las primeras diligencias por parte del personal de Servicios Periciales.