MILENIO DIGITAL
27 de abril de 2017 / 06:37 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El año pasado se logró un volumen histórico en decomisos de alcohol adulterado y se concretó la destrucción de 1.2 millones de litros de tequila que no cumplían las normas oficiales.

Al firmar un acuerdo de colaboración entre la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y el Consejo Regulador del Tequila (CRT), los titulares de ambos organismos, Rafael Ochoa Morales y Miguel Ángel Domínguez, formalizaron un instrumento jurídico que establece acciones inmediatas para reforzar la verificación de la información incluida en las botellas y sacar del mercado a las que no cuenten con etiquetado comercial o contravengan las normas oficiales mexicanas.

De acuerdo con el CRT, cada año se producen más de 273 millones de litros de tequila, de los cuales más de 190 millones se exportan y el resto se vende en el país.

Hay mil 600 marcas certificadas ante el Consejo Regulador y cerca de 70 mil familias dependen de los empleos generados por la industria tequilera.

Ochoa Morales señaló que a partir de la firma del convenio se realizarán mesas de trabajo sobre el combate a la ilegalidad en la producción y comercialización de bebidas alcohólicas, además de que se elaborarán tres decálogos para que el consumidor cuente con información correcta y suficiente para tomar una decisión de compra consciente.

El procurador explicó que habrá un Decálogo de los derechos del consumidor de tequila, otro de las Obligaciones y derechos de los fabricantes de tequila y un tercero de las Obligaciones del expendedor de bebidas alcohólicas.

Como parte del acuerdo, la Profeco capacitará a los agremiados del CRT sobre el cumplimiento de la Ley Federal de Protección al Consumidor y en general sobre las normas oficiales mexicanas.