ap
20 de agosto de 2015 / 10:46 p.m.

California.- El arresto de un hombre en traje de buzo llevó al descubrimiento de un túnel usado para trasiego de drogas entre México y Estados Unidos que está parcialmente bajo el agua y termina en un canal.

El hondureño Evelio Padilla se declaró culpable el miércoles en un tribunal federal de San Diego de un cargo de posesión de drogas con intención de distribuirlas.

Agentes fronterizos dijeron en documentos en la corte que descubrieron a Padilla en traje isotérmico junto al All-American Canal, unos 11 kilómetros al este de Calexico, California, el pasado 25 de abril. Junto al él, hallaron un tanque de oxígeno con un tubo para impedir que las burbujas asciendan hasta la superficie y varios paquetes sellados al vacío que contenían un total de 25 kilos de cocaína.

Eso llevó al descubrimiento del túnel de 45 metros, que comenzaba en una casa en Mexicali, México, y terminaba bajo el agua del canal. Las drogas eran colocadas en un sistema de rieles en el extremo seco del túnel, en el costado mexicano, y luego los contrabandistas utilizaban trajes de buceo para recuperar el cargamento bajo el agua del canal, en una apertura que generalmente está ensombrecida por las piedras.

"Los traficantes de drogas harán lo que sea para movilizar su producto, incluso bucear en un túnel subacuático", dijo la fiscal general, Laura Duffy, en un comunicado. "El ingenio de los contrabandistas solo es equiparado por nuestra determinación para detenerlos".

De acuerdo con una denuncia penal en su contra, a Padilla, de 28 años, que residía en Mexicali, se le dijo que ayudaría a la gente a cruzar la frontera, pero una vez que cruzó la cerca fronteriza, le informaron que en lugar de personas su mercancía serían las drogas. Padilla dijo que no tenía ninguna otra opción.

Las autoridades no han dicho si saben quién construyó y operaba el túnel, o si se esperaban más arrestos.

Padilla enfrenta una sentencia máxima de 20 años en prisión.