MILENIO DIGITAL
8 de mayo de 2017 / 08:41 a.m.

MÉXICO.- A un año seis meses de que termine el sexenio de Enrique Peña, su administración ha cumplido con 86 por ciento de la estrategia trazada para capturar a los 122 objetivos prioritarios de la delincuencia organizada, identificados como los responsables de la violencia en el país.
.
De acuerdo con un informe de la Procuraduría General de la República, 106 delincuentes, todos narcotraficantes, fueron localizados en cuatro años y medio, de los cuales 14 se enfrentaron contra las fuerzas federales, por lo que fueron abatidos.

El cártel de Los Zetas y su brazo armado el cártel Poniente son los que más bajas ha registrado, ya que 49 de sus integrantes fueron ubicados; cinco de ellos cayeron en enfrentamientos. No obstante, aún falta por detener a cuatro miembros más de esa agrupación criminal.

Las detenciones que más destacan contra Los Zetas son los hermanos Miguel Ángel y Óscar Omar Treviño Morales, El Z-40 y El Z-42, respectivamente, líderes absolutos de la mencionada organización.

De los 16 objetivos que faltan por atrapar al gobierno federal, solo dos nombres son públicos:
Ismael El Mayo Zambada y Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, dirigentes de los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, respectivamente.

Más golpes

El cártel de Sinaloa ocupa el segundo lugar en detenciones, con 21, entre las que sobresale la de Joaquín El Chapo Guzmán, extraditado a Estados Unidos.

También resalta la muerte de Gonzalo Inzunza, El Macho Prieto, uno de los líderes más violentos, quien fue abatido el 18 de diciembre de 2013, en Puerto Peñasco Sonora, caso que propició que la DEA entregara por primera vez la condecoración Corazón Púrpura a dos mexicanos, agentes de la Policía Federal que resultaron heridos de gravedad en el enfrentamiento.

Otra de las organizaciones golpeadas es el cártel del Golfo, de los cuales cinco fueron detenidos y uno abatido: Galdino Mellado Cruz, quien formó parte del Ejército hasta que se unió al entonces líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, quien encargó a Arturo Guzmán Decenas, El Z1, crear un círculo de protección formado por soldados, logrando llevar al grupo a más de 40 ex militares que estaban especializados, naciendo así Los Zetas, quienes después rompieron con el Golfo.

El de los Beltrán Leyva es otro de los cárteles afectados, ya que cinco integrantes de primer nivel fueron detenidos y faltan cuatro por capturar. El pasado 9 de febrero, en Nayarit , marinos abatieron a los líderes de dicho cártel, Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, y de Daniel Isaac Silva Gárate, El H9.

El cártel de Juárez perdió a su líder Vicente Carrillo, El Viceroy, hermano del extinto capo Amado Carrillo, El Señor de Los Cielos; también se capturó a su hermano Alberto Esteban Carrillo, Betty la Fea, así como cinco operadores más.

Una de las organizaciones más violentas eran Los caballeros templarios, quienes han tenido cinco bajas importantes: La más significativa es la de Nazario Moreno González, El Chayo, líder y fundador de dicho grupo y de La Familia michoacana, quien fue abatido el 9 de marzo de 2014; asimismo, se logró la detención de su cabecilla, la que resultó más mediática, Servando Gómez Martínez, La Tuta, quien fue capturado por la Policía Federal.