MILENIO DIGITAL
23 de marzo de 2015 / 10:02 a.m.

México.- El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, consideró que "hay un interés político" en el movimiento de los padres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.

En entrevista con el periodista Javier Brandoli para El Mundo de España, Rubido informó que los padres no creerán en las autoridades "mientras no haya indicio científico de las muertes (de los estudiantes); les va a costar cerrar el círculo de dolor".

El titular de la CNS mencionó que los padres de los normalistas han ido manejando tesis diversas que llevan a finalidades políticas. "Ahora dicen que no van a permitir que haya elecciones en Guerrero. ¿Cuál es la lógica de un suceso infausto como el de Iguala con la realización de unos comicios?"

—¿Está diciendo que están manipulados políticamente o que hay un interés político en su actuación?

—Yo no me atrevo a decir que estén manipulados, pero sí creo que hay un interés político.

Sobre la petición de los familiares de ingresar a los cuarteles, dijo que "ellos al día siguiente del evento (la desaparición de los estudiantes) estuvieron en el cuartel de Iguala. Hay que ver ahora por qué están hablando de buscar en cuarteles del Ejército".

De la participación del Ejército en los días de los hechos (26 y 27 de septiembre del año pasado), Rubido dijo: "El Ejército está en el cuartel y cuando se entera de lo que está ocurriendo la primera impresión es que es un conflicto entre policías y civiles. ¿Si el Ejército hubiera intervenido cómo lo hubiera hecho? Entiendo que a favor de la autoridad. Creo que con lo que se sabía fue mejor que no interviniese".

Rubido afirmó que pese a las amenazas contra el proceso comicial, "habrá elecciones en Guerrero".

Hay interés político en marchas de los 43: Rubido


—"¿Cómo van a garantizar la seguridad del proceso ante el actual clima de violencia en la zona y la amenaza de boicot?"

—Llegaron a ser desalojadas siete juntas electorales, las siete ya han sido recuperadas. No veo que haya condiciones para que se pueda alterar el proceso electoral.

Al preguntarle si las últimas detenciones de narcotraficantes importantes es un indicio de que se va ganando la batalla del crimen organizado, el comisionado comentó que "han sido golpes muy fuertes al corazón de sus estructuras" y éstas debilitan a los grupos de narcos "porque trabajan en la confianza. Cuando un líder cae no hay siempre quien lo pueda reemplazar o tenga sus conexiones".

Dijo que en México "no hay zonas controladas por los narcos. Hay zonas donde tienen fuerza pero eso no significa que no haya presencia del Estado".