29 de agosto de 2014 / 01:10 p.m.

Monterrey.- La mayoría de las catástrofes ambientales en el país están relacionadas con accidentes de Petróleos Méxicanos (Pemex),  y en menor medida por robo de combustible. En lo que va del año, se suman 519 emergencias ambientales, de las cuales 263 corresponden a accidentes de Pemex, y 187 emergencias por tomas clandestina, según  el registro de la Procuraduría.

Es decir, del total de las  emergencias ambientales (ya sea por fuga, derrame, fuego o explosión) registradas en lo que va del año por el manejo de químicos y sustancias peligrosas, cerca de la mitad se atribuye a Pemex y en 73 por ciento de los casos se trata de accidentes ocurridos por las tomas clandestinas, declaró el subprocurador de Inspección Industrial de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Arturo Rodríguez Abitia.

De acuerdo con el funcionario, el año pasado la Profepa registró 605 emergencias ambientales, de las cuales 250 fueron atribuidas a Pemex, de ellas 163 ocasionadas por tomas clandestinas afectaron una superficie de 17.2 hectáreas, en los estados petroleros del Golfo de México: Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche.

"Parece que vamos a ir por más casos que el año anterior. Es claro que el número de emergencias está aumentando en muy buena medida por los accidentes que tienen que ver con tomas clandestinas en Pemex", mencionó.

Ramírez Abitia señaló que los sitios afectados generalmente son terrenos alejados por donde transitan los ductos, comúnmente utilizados para actividades agropecuarias, por lo que los principales afectados son los comuneros o ejidatarios.

Mencionó que la Profepa responsabiliza a Pemex del accidente y le exige remediar los sitios contaminados y se le aplica una multa si el derrame es imputable a la paraestatal.

En los casos en que las emergencias son por causas imputables a una tercera persona (por alguna organización delictiva), Profepa solo le exige a Pemex la reparación del daño y se prepara una denuncia penal contra quien resulte responsable ante el Ministerio Público de la Federación.

"Sin duda en la medida en que se pueda resolver el problema de seguridad y las tomas clandestinas, seguramente el número de emergencias ambientales como consecuencia del hurto de combustibles de reducirá sensiblemente", señaló el funcionario.

FOTO: Especial

FANNY MIRANDA / MILENIO DIGITAL