MILENIO DIGITAL
19 de diciembre de 2016 / 11:00 a.m.

MÉXICO.- El cardenal Norberto Rivera Carrera informó que nunca ha "protegido a ningún pederasta", y aseguró que desde hace 18 años en la Arquidiócesis de México hay "tolerancia cero" para esos casos, por lo que al menos 15 sacerdotes han sido denunciados y sentenciados.

Ayer, en conferencia de prensa, el cardenal fue cuestionado sobre los señalamientos de que encubrió al cura Nicolás Aguilar, quien fue acusado de pederastia en la diócesis de Tehuacán, Puebla, cuando Rivera Carrera era obispo de ese territorio, y después en la Arquidiócesis de México.

El purpurado enfatizó que los denunciantes que afirman eso nunca han logrado demostrar sus dichos.

"Desde antes un servidor ha recibido denuncias, eso lo considero normal, siempre a todas las personas que hacen cabeza en una comunidad eso no les faltará. De aquellas cosas de las que he sido denunciado por supuesto no las he cometido" indicó.

Al cardenal lo acusó Joaquín Aguilar, en Estados Unidos, por encubrir a Nicolás Aguilar. Rivera puntualizó que "el que ha hecho esas denuncias no tiene ninguna prueba, se ha demostrado que son falsas, por ejemplo, que yo he protegido a pederastas. Yo no he protegido absolutamente a ningún pederasta", subrayó.

En otro caso se reunió en la Arquidiócesis con Jesús Romero Colín, quien fue víctima del sacerdote Carlos López, cura que fue detenido en septiembre y que se encuentra sujeto a proceso penal en el Reclusorio Oriente.

                                    Casos comprobados

En la Arquidiócesis, destacó Norberto Rivera, "al menos unos 15 sacerdotes han recibido no solamente el juicio, sino sentencias que afortunadamente no tenemos que dar nosotros. Aquí tenemos que hacer la investigación, se manda toda la documentación a la (congregación de la) Doctrina de la Fe en Roma y el papa es el que ha tomado las decisiones en esos casos tan dolorosos, porque sí han sucedido", reconoció.

"Siempre a todo aquel que denuncia se le atiende y no falta quien inventa que yo en determinado momento protegí (al acusado), cuando en realidad aquel sacerdote o está en la cárcel o está retirado de su ministerio", abundó.

Sin embargo, acotó, "se han dado casos en que nosotros, habiendo dado noticia de que aquel sacerdote ha sido acusado, la autoridad no ha visto elementos para seguir adelante, pero nosotros sí. Por ejemplo, a mí me ha alegrado que en estos días se hayan aprobado medidas más rigurosas contra los pederastas a escala federal, yo creo que es una medida absolutamente necesaria, era urgente", aseguró.

Desde hace 18 años "tenemos en esta Arquidiócesis normas claras y un camino muy claro que seguir, tanto para prevenir la pederastia como para castigar a aquellos que cometen un crimen de éstos, porque es un crimen horrible, tremendo, que no puede pasar por alto".

                                            Obstáculos

El purpurado señaló que "en esta Arquidiócesis desde siempre, desde que llegué, hemos decidido tener tolerancia cero para con esos crímenes, porque destrozan la vida de un inocente y la vida de toda una familia con actos tan detestables".

Al hacer un breve recuento de los obstáculos que ha enfrentado durante 21 años como arzobispo primado de México, recordó: "Siempre que se emprendo una obra yo sé que voy a tener gente que critica las cosas, pero estas se han hecho para mejorar la arquitectura de la ciudad y ayudar a la gente".

Por ejemplo, "si hago la Plaza Mariana no faltan críticas. Lo he hecho correctamente, en ningún momento he violado la ley ni violentado a las personas... los terrenos eran de la ciudad, nadie me los regaló, los compré haciendo un mercado para la ciudad y entregué ese mercado más grande de lo que me pidieron. No me apropie de esos terrenos, los compré a un alto precio", aseguró.