MILENIO DIGITAL | LETICIA FERNÁNDEZ
16 de diciembre de 2015 / 08:35 a.m.

México.- Su gusto por el baile y la incesante comunicación con sus amigos y familiares a través de las redes sociales abrieron la puerta de la prisión a Luis Adrián González Varona, vinculado con tres homicidios y lesiones con arma de fuego contra otras dos personas.

A pesar de esconderse por un año en distintos domicilios del Estado de México, este hombre nunca dejó de ingresar a su perfil que tenía en Facebook, lo que permitió que la Policía de Investigación rastreara sus actividades.

Fue así que el pasado 12 de diciembre, el presunto homicida confirmó su asistencia a un baile callejero en la delegación Iztapalapa, donde estarían algunos de los grupos sonideros más populares de la zona.

Lo escribió él mismo para reunirse con sus amigos. Solo que esta acción fue aprovechada por las autoridades judiciales para detenerlo y presentarlo ante un juez penal por el delito de homicidio calificado.

Hace un año, justamente el 12 de diciembre de 2014, González Varona participó en un baile que se realizó en la Segunda Cerrada de Minas, de la colonia Francisco Villa, de la delegación Álvaro Obregón.

Dos mujeres se pegaron accidentalmente al bailar, comenzaron a discutir y eso generó una pelea. Todos a su alrededor las observaban, hasta que llegó Luis Adrián con una pistola en mano.

Sin mediar palabra accionó el arma, cinco personas cayeron heridas —tres de las cuales murieron días después— mientras el resto de los asistentes salió huyendo. De entre todos, un testigo grabó los hechos.

El presunto homicida salió apresuradamente y desde entonces nadie lo volvió a ver, porque decidió refugiarse en diversos domicilios del Distrito Federal y la zona conurbada del Estado de México.

Marco Enrique Reyes, fiscal de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia del DF, destacó que la grabación que hizo uno de los testigos permitió a las autoridades tener la media filiación del agresor.

“En la ampliación de la declaración de un testigo fue exhibido ante el Ministerio Público un video que le hicieron llegar a su domicilio de manera anónima, el cual captó la imagen del presunto homicida.

“Al continuar con las pesquisas, elementos de la Policía de Investigación conocieron que González Varona era asiduo a los bailes de un sonidero en específico, lo que permitió ubicarlo también en las redes sociales.

“Al conocer su identidad la policía lo estuvo buscando en varios domicilios... él refiere que es comerciante y que no tiene antecedentes penales”, puntualizó el fiscal.

Cuando el Ministerio Público supo la ubicación del agresor pidió a un juez penal una orden de detención por caso urgente. Con el oficio en mano, la Policía de Investigación llegó hasta la calle Congreso de Chilpancingo, de la colonia Ermita Zaragoza.

Luis Adrián se dijo sorprendido, negó ser el homicida de tres personas bajo el argumento de que aquella noche del 12 de diciembre de hace un año había estado en un sitio distinto al lugar de la fiesta.

Sin embargo, varios testigos lo reconocieron como la persona que ese día quiso terminar con la riña entre dos mujeres accionado su arma de fuego, por lo que fue consignado ante un juez penal.

González Varona está acusado de homicidio calificado y tentativa de homicidio, por lo que puede recibir una condena superior a los 100 años de prisión, según lo establece el Código Penal para el DF.