milenio digital
20 de diciembre de 2015 / 05:53 p.m.

México.- En las colonias Cañotal y Miraflores, en Isla Mujeres, Quintana Roo, tienen miedo de los médicos oftalmólogos luego de que 27 ancianos fueron operados de cataratas con dinero de la Fundación Cinépolis y posteriormente contagiados de una bacteria en los quirófanos del Instituto de Salud Visual de Cancún.

El problema es que no solo son esas 27 personas, sino que hay más casos, entre candidatos y operados, que quedaron mal de la vista tras la intervención y con los tratamientos previos.

A don Alma Pavón, uno de los ancianos operados el pasado 22 de noviembre en el instituto supuestamente especializado, su vista permanece empañada.

“El problema está en que no quedé bien y lagrimeo mucho; espero que me revisen otros doctores”.

Alma tiene 100 años y trabaja en Isla Mujeres cortando la maleza de las áreas comunes; no lo quieren pensionar pese a su edad ni tampoco darle días de descanso después de la operación.

Prefiere ganarse 300 pesos diarios para juntar mil 700 pesos para la renta de un cuarto que descansar su vista.

Alma sale a las cinco de la mañana para trabajar y evitar el rayo del sol; sin embargo, termina su jornada hasta las dos de la tarde, por lo que es imposible no laborar bajo altas temperaturas, pese a que sus ojos no están bien.

No solo Alma fue afectado; a su esposa Hilda Pacheco la iban a operar de una catarata en el ojo izquierdo, solo le alcanzaron a dar un tratamiento que afectó su vista. “Me recetaron gotas que ardían, haga de cuenta que me recetaron alcohol”.

Ella rechazó la intervención, además de que padece de diabetes.

Otra de las afectadas fue su vecina Rosa María Paz, de 62 años, que a raíz del mismo tratamiento le dañaron la vista.

El pasado jueves seis de los 27 ancianos afectados viajaron a la Ciudad de México para ser atendidos en el Instituto de Oftalmología, a petición de la secretaria de Salud, Mercedes Juan, quien visitó el municipio a inaugurar un hospital; se comprometió con los afectados a esclarecer los hechos y sancionar a los culpables.